FANDOM


Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos

Slaanesh vs Elfos Silvanos

El ejército de Slaanesh en su apogeo

Sigvald el Magnífico, llegó al mirador del Gran Parque, justo cuando la Legión Maldita y los guerreros de los Kurgan comenzaron su sangrienta lucha. El aire arrasado por los gritos apestaba a carne quemada, y el fuego bruja brillaba entre los árboles retorcidos por el fuego. En lo alto, los Morghasts luchaban con enjambres de Furias y rugientes Quimeras.

El príncipe no estaba demasiado complacido de haber sido arrastrado de sus placeres en medio de las ruinas de Parravon, y menos para encontrarse bajo las órdenes de Archaón el Elegido. Por lo que respectaba a Sigvald, las guerras del Fin de los Tiempos podrían dejarse a otros. Si el mundo llegaba a su fin, no tenía otro deseo que pasar sus últimas horas en una fiesta de depravación. Sus adoradores habían pasado días preparando tal celebración, y la idea de que ahora se desperdiciaría a muchos cientos de leguas de distancia era otra queja en una noche ya cargada con ellas. Sin embargo, el príncipe sabía que era mejor no oponerse a la voluntad de Slaanesh, y aceptó a regañadientes su cargo.

Muy por debajo de Sigvald, el centro de las líneas Kurgan se rompió. Los guerreros de armadura negra huyeron por la ladera como escarabajos, con la gloria olvidada ante las abrumadoras filas de muertos vivientes. Sigvald olisqueó. Siempre había pensado que los Kurgan eran brutos poco fiables, valientes mientras la batalla fluía a su favor, pero siempre dispuestos a dejar el trabajo real a los demás. Una vez más, la victoria descansaba en el genio y la habilidad del príncipe Sigvald el Magnífico. Con un toque más extravagante de lo necesario, Sigvald sacó a Filoargénteo de su vaina. Haciendo una pausa sólo para admirar su reflejo en la espada, el Príncipe Despojado se encaminó hacia la lucha.

Detrás de Sigvald vino una multitud de Diablillas de ágiles brazos - un regalo del siempre generoso Slaanesh. Los demonios eran la perfección en movimiento. Cada gracioso paso se mezclaba sin esfuerzo con el siguiente, como si no fueran nada más que los pasos coreográficos de una danza hipnotizante. Su melodiosa canción bailaba a través de las notas más profundas de la batalla, como moscas sobrevolando un arroyo. Comenzó suavemente, dulce y seductora para todos los que la escucharon. Luego, a medida que las bailarinas ganaban velocidad, las armonías se volvían discordantes y irregulares. Sin embargo, de alguna manera la canción se mantuvo tan intoxicante como antes.

Aquellos tocados por estas notas oían a cada amor perdido y el deseo prohibido de llamar su nombre. Los fugitivos Kurgan se detuvieron aturdidos, sus mentes entumecidas y sus sentidos encendidos por el canto de la sirena. Algunos se acercaron para tocar a las bailarinas. Las Diablillas se rieron, un sonido que hacía que el corazón cantara y la carne se arrastrase. Entonces las garras destellaron, y los maltrechos norteños gorgotearon su último aliento a través de sus gargantas arruinadas. Todo esto hicieron las bailarinas sin perder el paso, y sin ralentizarlo.

Muerte en el mirador no muertos caos nagash sigvald

Nagash se enfrenta a los caóticos de Sigvald

Muy por debajo, los tumularios de la Legión Maldita marchaban en formación cerrada a través del bosque carbonizado. Sangre y huesos llovían sobre ellos desde lo alto, mientras los Morghasts luchaban su atroz batalla aérea. A medida que avanzaban las luchas, una quimera moribunda cayó en espiral de los cielos, y su cuerpo arruinado se estrelló contra las filas de la Legión Maldita. Una veintena de los guerreros de Krell fueron aplastados por el impacto de la bestia, pero la Legión Maldita continuó avanzando.

Krell oyó las lentas voces de los demonios, pero su canción era fría en sus oídos. Cualesquiera que fuesen los deseos que el tumulario había poseído alguna vez habían desaparecido con su carne - sólo la voluntad de Nagash tenía una hueco en su alma negra. Sin embargo, cuando Krell puso los ojos en la figura de oro que se pavoneaba a la cabeza de los demonios, sintió crecer un viejo odio. Los ecos de batallas de hace mucho tiempo asaltaron la mente del tumulario, de las guerras que luchó entre los guerreros de Khorne y los campeones efímeros de Slaanesh. Guiado por un instinto más antiguo que el Imperio, Krell alteró su línea de avance para ponerlo en confrontación con la figura dorada.

El centro de la línea Kurgan se había roto, pero las partidas de guerra de los flancos luchaban. Al norte, el acero barroco se enfrentaba con el hierro hechizado mientras los caballeros de la Legión Maldita luchaban contra los asesinos saqueadores de armadura negra de los desiertos. Los Caballeros del Caos eran más fuertes y más rápidos que sus enemigos no muertos, y sus espadas y hachas cortaban a través de la broncínea armadura tumularia para romper los huesos.

Sólo las hechicerías de Arkhan impidieron que este conflicto se desintegrara. Aprovechando la magia de la muerte que se arremolinaba alrededor de su maestro sombrío, el liche restañó huesos rotos, y volvió a atar los perversos espíritus de los tumularios a sus cadáveres largamente muertos. Los norteños no eran tan afortunados, y los que caían por las malditas espadas de los caballeros no muertos no se levantaban para luchar de nuevo. Peor aún, no había hechiceros ni chamanes para desentrañar la necromancia del liche, pues Nagash los había matado a todos en un momento al empezar el combate.

En el extremo sur del Gran Parque, las aisladas bandas Kurgan luchaban bajo sus estandartes cubiertos de cráneos. Espíritus que se lamentaban atravesaron el bosque ceniciento, apuñalando a los norteños con dedos helados. Hordas de zombis carbonizados y con ampollas se tambaleaban entre los erizados muros de escudos, sin pensar salvo por la voluntad controladora de Nagash. Los muertos vivientes destrozaban los escudos y la carne, insensibles a los golpes que les golpeaban a cambio. Aquí, como al norte del parque devastado, los muertos no descansaban fácilmente. Sólo haciendo pedazos a sus enemigos al completo podrían los norteños lograr un respiro. Incluso entonces, duraría hasta que Nagash extendiera su voluntad una vez más. El Gran Nigromante envió impulsos sombríos de magia amatista a los muertos resucitados, dándoles vigor y fuerza. Los escudos kurgan fueron arrancados de las garras de sus portadores. Los norteños fueron arrastrados al suelo hasta las cenizas húmedas de sangre donde los cadáveres resucitados de esclavos y sus antiguos compañeros los aplastaron e hicieron pedazos hasta la muerte.

Sigvald 8ª

Sigvald el Magnífico

Sigvald alcanzó a los tumularios de la Legión Maldita justo cuando la primera de las partidas de guerra Kurgan del sur se rompió. El príncipe no entró a la lucha en una carga salvaje, como era la costumbre de sus señores de la guerra rivales, sino a un ritmo calculado y medido. Empujó a Filoargénteo hacia adelante a la altura de los ojos, con la punta de la espada deslizándose sobre el escudo de un tumulario y perforando el cráneo de la criatura antes de que pudiera reaccionar. Un latido de corazón más tarde, Sigvald hizo girar la hoja a su derecha, con la punta de la espada plateada rasgando a través de una gorgera de hierro de un segundo tumulario. Un tercer tumulario golpeó con una espada barroca contra el vientre blindado de Sigvald. El príncipe se apartó sin esfuerzo de la estocada, ni siquiera se dignó a parar el golpe con su escudo. Con una risa desdeñosa, Sigvald volvió a golpear con Filoargénteo tras la cara del muro de escudos, cortando el brazo que se había atrevido a golpearle. Con un traqueteo, los tumularios presionaron hacia delante contra su espeluznante enemigo.

Fue entonces cuando las Diablillas golpearon. Las demonios no se enlentecieron al golpear la línea de escudos. Más bien, el ritmo de su baile aumentó, convirtiéndose en una exhibición mercurial de muertes bailadas. Cada pirueta terminaba con una garra clavándose; cada cabriola con el astillar de huesos. Luchaban con la misma gracia que Sigvald creía poseer, cada fluido movimiento tan inevitable como el surgimiento del sol, y sin embargo, de alguna manera imposible de predecir.

Para los tumularios de la Legión Maldita, cuya inteligencia no era más que una sombra de la que habían poseído mientras vivían, las Diablillas eran un enemigo intocable. Las heridas infligidas a la carne de alabastro de las bailarinas se debía más a ciega casualidad que a precisión, y la magia que unía a los aparecidos al mundo de los vivos comenzó a disiparse.

Sigvald, con su mal humor olvidado, luchó entre las cabriolantes Diablillas, riéndose con la emoción de la lucha. La única decepción del príncipe fue que sus enemigos no gritaban mientras los mataba. Para él, una matanza sin agitación sonora era como una comida sin vino - bastante paladeable, pero carente de un sentimiento de verdadera plenitud. Sin embargo, sabía que Slaanesh le haría llover recompensas por los actos realizados este día, y se perdió por un momento en sueños de depravaciones más allá de la percepción de los mortales menores.

En ese momento, el filo asesino de la reluciente hacha de Krell casi le cortó la cabeza a Sigvald. El príncipe se desprendió de su ensueño un latido de corazón antes de que el desgarrado filo diera en el blanco, y sólo un desesperado golpe ascendente de su escudo le impidió que la cabeza le cayera de los hombros. Hubo un sonido chirriante cuando la hoja del hacha raspó el frente del escudo, y Sigvald vio que el golpe del tumulario había abierto una cicatriz dentada a través de la piel plateada. Al verlo, el Príncipe Despojado olvidó sus sueños de indulgencia y se arrojó hacia el Mortarca de la Desesperación.

Así comenzó un duelo de campeones, igualados en habilidad a pesar de que sus estilos de lucha no podían haber sido más diferentes. Sigvald era más veloz, su espada más rápida y precisa. Krell era un bruto, pesado en movimiento pero su hacha era imparable al golpear. Sigvald aprendió rápidamente que los grandes golpes de Krell no podían ser parados - su primer intento de hacerlo casi resultó en que Filoargénteo fuera arrancada de sus manos - y puso su esfuerzo en evadir los arcos brutales del Hacha Negra. Era más fácil decirlo que hacerlo. Cada uno de los golpes giratorios de Krell conducía a la perfección al siguiente, una vista que habría sido extrañamente elegante si no fuera por las intenciones asesinas que había detrás.

Por primera vez aquella noche, Sigvald retrocedió ante un enemigo. Krell se movió con él, la gran hacha silbando más cerca a cada paso. Una Diablilla, sin darse cuenta de su peligro hasta que fue demasiado tarde, se alejó de las espadas de la Legión Maldita y entró en el camino del Hacha Negra. La pesada hoja la atravesó sin detenerse, con las mitades manchadas de icor de su cadáver cayendo al suelo ceniciento un momento después.

Una y otra vez Sigvald se lanzó contra Krell, siempre sincronizando sus golpes para que coincidieran con las aperturas en el torbellino de la guardia del tumulario. Tan a menudo como no, la punta de Filoargénteo se deslizaba a través de la antigua armadura de Krell. Incluso cuando penetraba en el hierro barroco, Krell ni se enlentecía. De hecho, la única señal de que el tumulario hubiera sentido el golpe era una llamarada momentánea en el fuego bruja de sus ojos.

Sigvald se agachó. El hacha de Krell silbó sobre la cabeza del príncipe y se estrelló contra un árbol quemado. Las cenizas llovieron sobre ambos, dejando rayas cenicientas a través de la Armadura Áurea de Sigvald. Krell invirtió su ataque, pasando la cuchilla por encima de su cabeza, y barrió hacia el inclinado príncipe. Sigvald se apartó. El hacha golpeó - cortando unos cuantos mechones de pelo rubio del príncipe al caer - y se estrelló profundamente en el espeso suelo.

Por una fracción de segundo, la hoja se atascó, y en ese momento Sigvald golpeó. El príncipe se levantó triunfalmente, con Filoargénteo empujando hacia delante. Con un chirrido de metal y un soplo de polvo de tumba, la punta de la espada perforó a través del pectoral de Krell en su pecho. Por un momento, los dos campeones permanecieron en silencio y quietos mientras la batalla rugía a su alrededor. Entonces, para horror de Sigvald, los ojos de fuego bruja de Krell resplandecieron de nuevo, y una risa seca e inmortal resonó en su yelmo hueco. El tumulario se retorció pesadamente a un lado, arrancando el filo de su hacha del suelo y la empuñadura de Filoargénteo de la mano de Sigvald. Repentinamente sin armas, el Príncipe Despojado retrocedió con consternación mientras Krell avanzaba una vez más, con la plateada espada todavía alojada en el fondo del torso del tumulario.

En otra parte la marea de la batalla comenzó a cambiar. Arkhan el Negro sentía el disgusto de su amo recorrer su mente, y convocó a los morghasts supervivientes de los enojados cielos. Los heraldos óseos descendieron sobre los asustados Kurgan y Diablillas, con sus hojas unidas a espíritus separando la carne mortal e inmortal por igual. Las demonios no estaban aturdidas por su difícil situación, viendo sólo a nuevos enemigos que invadían su baile de otro mundo. Para los Kurgan, sin embargo, este repentino terror de la oscuridad destrozó el poco espíritu de lucha que les quedaba. Abrazando la desesperación, los norteños rompieron filas y huyeron hacia el mirador.

De repente, el mirador se estremeció con un rugido gutural. Una nueva silueta apareció encima de la cresta, vasta y autoritaria. Un manto rojo andrajoso colgaba de sus hombros monstruosos, y un resplandor de oro brillaba alrededor de un poderoso colmillo. Throgg, Dienteinvernal, el Rey de los Trolls, había llegado. Sombras enormes se juntaron sobre el mirador; los Trolls, Gigantes y Mutantes de las tierras del norte, y los Minotauros y Gorgonas del Drakwald. Habían venido de a lo largo de la ciudad a la llamada de Throgg, unidos a su voluntad por la magia de su corona deslustrada.

Había sido deseo de Archaón de que Sigvald y Throgg defendieran juntos el mirador. Sin embargo, Sigvald había encontrado sólo un insulto al ser comparado con un troll, y había asestado a Throgg lo que había pensado que era un golpe mortal poco después de haber dejado el despojado Templo de Ulric. Throgg, sin embargo, era más duro de lo que el príncipe había contado, y su carne nudosa se había reparado pronto. Ahora el Rey Troll había aparecido no sólo para aplastar a los no muertos, sino también para matar a Sigvald por su traición.

El ejército de monstruos de Throgg no hacía distinción entre amigo y enemigo cuando se internaban en los jardines quemados. Los Kurgans huidos eran golpeados a un lado por improvisadas mazas ​​o pisoteados. Algunos eran recogidos para servir como misiles improvisados, y eran arrojados por encima de la ladera para chocar contra la masa de muertos vivientes. Muchas de las Diablillas - con su atención en el enemigo de delante, no en los aliados de detrás - no les fue mejor. Pero a pesar de todo eso, los muertos vivientes sufrieron lo peor, y decenas de guerreros reanimados de la Legión Maldita fueron pisoteados.

A orden de Nagash, los Morghasts se reunieron contra la nueva amenaza. Al principio, la ventaja estaba con los no muertos. Ninguno entre la horda de Throgg podía volar, y esto permitía que los Morghasts golpearan dondequiera que veían la oportunidad. Las alabardas imbuidas con espíritus cortaron a través de piel de troll y de las pieles blindadas de los Brutos Despedazadores; y las espadas encantadas golpearon a través de la piel gruesa de los Minotauros. Desafortunadamente para los no muertos, las bestias eran demasiadas y sus embotadas mentes apenas notaban el dolor. Garras acorazadas golpeaban a los Morghasts en el cielo, o sus nudosas manos se apoderaban de sus piernas y los arrastran hacia abajo, para ser cortados por cuchillas de punta afilada.

Sigvald y Krell continuaban luchando a través de todo. Girando a un lado a medida que el Hacha Negra golpeaba, Sigvald se inclinó hacia adelante, agarrando la empuñadura de Filoargénteo. Lanzó un grito de triunfo mientras sus dedos se cerraban alrededor del mango de piel desollada, y luego soltó su escudo y cayó hacia atrás con un grito más agudo. Sigvald tenía una mano sobre su espada recuperada, la otra tapaba su cara ensangrentada. Krell había predicho las acciones del príncipe, lo había atraído y luego había invertido su golpe para atrapar a su enemigo con la guardia baja.

Cuando el Rey Tumulario volvió a avanzar una vez más, el Príncipe Despojado vio su reflejo en su escudo abandonado. Su mano apenas ocultaba la extensión de la herida, ya que corría desde su barbilla hasta encima de su frente. Apartando los dedos, Sigvald vio la sangrienta ruina de su ojo izquierdo y la carne arrugada y descolorida que supo de inmediato que nunca sanaría.

Krell sigvald muerte en el mirador

Sigvald entra en frenesí tras la pérdida de su ojo

En ese momento, Sigvald se volvió loco, vencido por una rabia más digna de un campeón de Khorne. Recogiendo su escudo, se lanzó hacia Krell, empujando, dando puñetazos y patadas.

La furia le dio al Príncipe Despojado la ventaja que la delicadeza le había negado, y esta vez fue Krell quien cayó en retirada, su risa al fin silenciada. Una y otra vez el Hacha Negra golpeó, su espantosa hoja penetró profundamente en el escudo plateado de Sigvald. Al cuarto golpe, el escudo no era más que una masa hecha jirones de metal y entablados, que el Príncipe Despojado lanzó contra la cara de Krell. El tumulario, temporalmente ciego, no vio el siguiente golpe de Sigvald, que cortó limpiamente su brazo izquierdo justo debajo del hombro.

Krell dio un silbido enojado al ver su extremidad cortada, y giró el Hacha Negra contra la hoja que se había atrevido a herirle. Hubo un chasquido sordo cuando la pesada cabeza del hacha golpeó el delgado acero, y la hoja de Filoargénteo se rompió en dos. Sin embargo, antes de que el tumulario pudiera capitalizar su repentina ventaja, Sigvald se lanzó hacia adelante y lo llevó al suelo. Cuando el yelmo de Krell golpeó el suelo ceniciento, Sigvald golpeó con la punta rota de Filoargénteo en la cuenca del destellante ojo izquierdo. Luego, con su rodilla acorazada apoyada contra el brazo restante de Krell, fijando el Hacha Negra contra el suelo, el príncipe dio golpes a la cabeza del tumulario con sus puños desnudos.

Sigvald golpeó al tumulario una y otra vez, gritando un odio incoherente ante su enemigo inexpresivo. No prestó atención a la sangre que corría por su rostro, y que fluía de sus manos hinchadas. Sintió que la parte de la mejilla del yelmo de Krell cedía bajo la embestida, y arrancó el metal con un chirrido metálico, sin notar que el golpe que había deformado el metal también le había cortado uno de sus dedos. El príncipe disfrutó el sonido del hueso fracturándose que acompañaba a cada frenético puñetazo, no dándose cuenta que llegaba tan a menudo de sus propios dedos fracturados como lo hacía del cráneo del tumulario.

Sólo cuando el fuego bruja finalmente se desvaneció de los ojos de Krell, Sigvald retrocedió, con su respiración agitada. Por fin, el Príncipe Despojado miró sus dedos aplastados y ensangrentados, manos que nunca volverían a usar un arma. Levantando la cabeza, Sigvald gritó al cielo, el sonido alimentado tanto por su ira como por la desesperación.

Muerte en el mirador no muertos caos throgg arkhan

La Horda Monstruosa llega a la batalla

No gritó mucho. Cuando el grito se convirtió en un sollozo roto y rasposo, la cabeza de una maza de piedra se estrelló en el costado de la cabeza de Sigvald, abriendo el cráneo y salpicando su cerebro por encima del cadáver de Krell. Cuando el Príncipe Despojado cayó sin vida sobre el cuerpo del tumulario, el brutal Throgg frunció el ceño al par, y luego vació su vejiga sobre de la Armadura Áurea de Sigvald. Con el insulto y la traición reparados, el Rey Troll descendió más profundamente a los árboles carbonizados y fue a reclamar la victoria de los Dioses del Caos.

Nagash sintió la partida del espíritu maligno de Krell, pero no pudo prestar más atención por el destino de su sirviente. La llegada de la monstruosa horda de Throgg había cambiado la fortuna de la batalla. En el centro y hacia el norte, la Legión Maldita había sido casi barrida por la prensa brutal de cuerpos, y más bramantes criaturas se derramaban por la ladera a cada momento. Sólo al sur, donde los zombis quemados habían hecho huir a los escudos de los Kurgan, estaba el campo de batalla todavía en manos de no muertos

El Gran Nigromante era monstruosamente orgulloso, y poco inclinado a retirarse. Sin embargo, reconoció de inmediato que la derrota era su única alternativa. Podría levantar su ejército caído de los muertos una vez más - incluso podría restaurar a Krell a la existencia - pero el esfuerzo lo dejaría malamente sin poder, y no haría ningún bien si llegaba al corazón de la gran excavación como una fuerza desgastada. Llamando a su lado aquellos Morghasts que quedaban, el Gran Nigromante le pidió a Arkhan que cubriera su retirada y se dirigió al sur.

Nota: Leer antes de continuar - Muere Bien
Batalla por Middenheim
Prefacio | Expresión de Fuerza | Contendientes | La Caída de la Sombra | Parar a la Bestia | Muerte en el Mirador | Muere Bien | Choque entre Vida y Muerte | Último Abrazo | Lucha por los Huesos de Ulric | Otro Desafío | Tesoro en la Oscuridad | Los Últimos Momentos del Mundo | Tras la Batalla por Middenheim

Fuente Editar

  • The End Times V - Archaón
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.