FANDOM


Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos

Estatua de Nagash Nehekhara por Daarken

Ruinas de Nehekhara

El desierto estaba mortalmente quieto. Por debajo de los ceñudos cielos negros, una figura oculta con muchos mantos se deslizaba hacia el sur. Flotaba a varios pies por encima del desierto, sin dejar ningún rastro sobre la arena.

Al este se extendían las ruinas embrujadas de Lahmia, donde una amarga batalla acababa de empezar. Al oeste inmediato se alzaba la pared de roca conocida como las Tumbas Nabateos - un alto acantilado en el que se establecieron muchas cámaras funerarias antiguas. Elevándose por encima de ese acantilado tallado los irregulares picos marcaban la columna sur de las Montañas del Fin del Mundo.

La tierra era estéril, pero estaba lejos de estar deshabitada. Debajo de la superficie, enormes escorpiones acechaban emboscados. La vibración de un solo paso sería suficiente para que lanzaran su ataque, e iban a irrumpir desde abajo para agarrar y picar a sus presas, antes de arrastrarse de nuevo bajo las arenas para consumirlas. Chacales huesudos podían oír un parpadeante latido de corazón a cien pasos, mientras que bancos de tiburones de arena merodeaban las dunas, en busca de señales de movimiento o el olor de la sangre.

El viajero se movía constante hacia adelante, despreocupado. Una vez, flotando cerca de las grabadas tumbas a un lado del acantilado, la figura solitaria atrajo las atenciones no deseadas de un trío de acosadores sepulcrales. Desde las profundidades de las arenas sus sentidos de otro mundo rastrearon al viajero, provocando un impulso de cazar y matar. Cuando los acosadores se alzaron fuera de la arena, no desataron su mirada de la muerte. En cambio, las criaturas retrocedieron, resumergiéndose bajo las dunas. Sus ojos - que veían tanto el reino terrenal como el reino espectral - reconocieron al instante su verdadero maestro.

El Gran Nigromante Nagash había regresado a la Tierra de los Muertos.

Sin pausa, Nagash continuó su viaje, moviéndose rápido. No sabía durante cuánto tiempo los ejércitos de Nehekhara permanecerían ocupados en Lahmia y necesitaba llegar a Mahrak lo más rápido posible.

Una vez conocida como la Ciudad de la Esperanza, Mahrak había sido construida como puerta de entrada oriental al Valle de los Reyes. Los robustos edificios de piedra de la ciudad fueron construidos a mano en la propia montaña. Con altos muros exteriores construidos para mantener alejados a los invasores bárbaros, Mahrak fue construido para negar el acceso al cañón, donde yacían las tumbas legendarias de reyes largo tiempo muertos. Ahora, barrida por la arena y decrépita, Mahrak había comenzado a desmoronarse. Sus fortunas habían disminuido durante tanto tiempo que pasó a conocerse como la Ciudad de la Desesperanza o del Decaimiento.

El Rey Settra nunca había confiado en la ciudad de Mahrak. La primera vez que el Rey de Reyes había conquistado Nehekhara, sólo una de las grandes ciudades se negó a pagarle tributo: Mahrak. Durante la rebelión llamada la Guerra de los Reyes, había sido uno de los últimos y más difíciles de los reinos de subyugar. Casi todos los complots para socavar el gobierno legítimo de Settra tenían algún elemento que podría remontarse hasta esa ciudad. Antes de que la alianza de voluntades de hierro de Settra obligara al Gran Nigromante a huir de nuevo a Nagashizzar, hubo acusaciones de que varios de los reyes de Mahrak había estado en negociaciones con Nagash, aunque el Rey Eterno jamás pudo desentrañar plenamente esos nefastos complots.

Fue por estas razones que Settra había exigido un diezmo a los ejércitos de la ciudad para reforzar Khemri. Además, había enviado un mensaje a la Reina Khalida, instándola a marchar con sus ejércitos para fortalecer la defensa de esa puerta oriental. Su negativa a cumplirla era motivo de gran consternación entre los sacerdotes, y no se atrevieron a decírselo a su alto rey. Settra temía un ataque a través del Valle del Osario, pero más aún, buscó reunir a los sujetos más leales en esa ciudad. Confiaba en pocos de los Reyes de Mahrak, en particular favoreciendo únicamente al Rey Tharruk, pero él también había desobedecido a Settra, permitiendo que su búsqueda de venganza le arrastrara hacia el norte a las ruinas de Lahmia.

Como se revelaría, Settra tenía razón de no poner su confianza en los restantes reyes de esa ciudad.

Cuando el rey Tharruk marchó con sus fuerzas a unirse con Khalida, dejó atrás una ciudad cuyos ejércitos y guarniciones estaban en gran parte fuera de ella. Tan pronto como la Puerta de las Águilas se cerró detrás del Rey Tharruk, el Hierofante de Mahrak comenzó sus maniobras, actuando abiertamente por primera vez. Fue Haptmose, Maestro de los Despertares, el más poderoso del Culto Mortuorio de Mahrak, sin embargo había pasado mucho tiempo desde que fuera contenido.

Cuando el susurro en su cabeza comenzó, Haptmose había escuchado.

Mientras aquellos en la necrópolis aún dormían sin sueños, los Sacerdotes Funerarios en constante vigilia vagaban por los vastos pasillos vacíos. Los Sacerdotes Funerarios tenían inacabables tareas diarias, como habían tenido durante días y días por incontables siglos. Era su tarea la de renovar los sellos antiguos, leer los signos del oráculo y supervisar el sueño inmortal de sus responsables. Fue en esa quietud entre despertares que la voz habló por primera vez a Haptmose. Le susurró las mismas cosas secretas que pensaba sólo para sí mismo. Le dijo que los reyes que servía eran mezquinos. Y que, él también, lamentaba la forma en que se habían postrado bajo el indigno y controlador Settra. La voz le ordenó que mirase a su alrededor. La ciudad se estaba desmoronando, y su gloria desvaneciéndose.

La voz creció mientras el viento del Shyish aumentaba en todo el mundo. Creciendo audaz, la voz ofreció a Haptmose las cosas que más codiciaba: poder, respeto y orden. El sacerdote liche conocía esa voz; nunca había habido ningún indicio de engaño. Haptmose sabía que era la voz de aquel a quien los demás tenían miedo de nombrar - Nagash. Había pasado algún tiempo desde Haptmose había llamado a esa voz "Maestro".

De los doce reyes sepulcrales de Mahrak, sólo cuatro se quedaron en la ciudad. De los cuales, el rey Nebwaneph era el más poderoso y ambicioso. Alentados por un susurro que no dejaría sus mentes, había sido fácil atraer a Nebwaneph y sus legiones a una causa que prometiera gobernar. El Rey Obidiah se había asustado ante la sugerencia de desobediencia, y por lo tanto hubo problemas con su último despertar. Incluso después de la llamada de Settra para despertar a todos los reyes y sus legiones. Obidiah dormía en su sarcófago, al igual que su leal guardia sepulcral. El Rey Omanhan III era el de voluntad más débil de la realeza de Mahrak y se unió en el momento que se enfrentó con Haptmose y el Rey Nebwaneph. Eso dejó sólo a algunos sacerdotes menores del Culto Mortuorio y al Rey Bhemrodesh. Fueron estos individuos los que Haptmose buscó antes siquiera de que el rey Tharruk se hubiera alejado fuera de la vista de las murallas de la ciudad. Algunos de ellos se inclinaron ante lo que Haptmose consideraba una lógica irrefutable, otros se negaron. Una vez más, rey luchó contra rey, pero la batalla fue breve, sobretodo para el rey Bhemrodesh que fue muy superado en número y sin esperarse la repentina y extrema violencia empleada.
Rey funerario lineart

Rey Funerario

En el momento que Nagash llegó, la lucha había terminado y la gran Puerta de las Águilas estaba abierta para darle la bienvenida.

Hambriento por su viaje, Nagash fue llevado por Haptmose a la tumba donde el rey Obidiah dormía. El sacerdote selló la cripta detrás de su amo, por lo que ningún otro podría ver ni oír lo que estaba a punto de tener lugar. Era mejor así, teorizó Haptmose, para no probar tan pronto la nueva y frágil lealtad de los demás.

En cuestión de horas, todos aquellos que se quedaron en Mahrak se dirigían hacia el oeste a través del Valle del Osario, siguiendo un camino hecho de cráneos y huesos. Una vez llamado el Valle de los Reyes, este valle había sido una de las maravillas del mundo, un cañón profundo lleno de estatuas colosales de poderosos dioses y reyes de la antigüedad. Ni uno solo de esos guardianes eternos, o de los artesanos necrotectos que los tallaron, permanecían. Toda todos habían sido llamados a la guerra en otros lugares. Zócalos vacíos, tumbas y templos eran todo lo que quedaba.

Mientras se acercaban al extremo occidental del valle, con las torres de alabastro de Quatar casi visibles en la penumbra, Nagash se detuvo. Cantando malditas palabras de poder, el Gran Nigromante echó hacia atrás su capa y impulsó los brazos extendidos hacia el cielo negro. Rayos púrpuras brillaron y el aire vibró con poder.

Un estruendo lejano comenzó lejos de la vista y, como un trueno rodante, cayó en cascada por el Valle del Osario. Las mismas montañas se derrumbaron hacia el interior y los templos tallados en las paredes de los acantilados se hicieron añicos.

Mucho había estado sucediendo en todo Nehekhara, y muchos ejércitos estaban en movimiento. En el centro, donde Krell había abierto el más reciente intento de invasión de Nagash, el progreso llegaba a regañadientes. La guerra en el centro avanzaba tierra adentro, la campaña se movía lentamente dejando gradualmente las Llanuras de Sal y entrando en el desierto. Aquí, al norte de Khemri y al oeste de Numas, había una llanura donde los mares de arena estaban hechos de dunas ondulantes, como si las olas del mar hubieran sido congeladas en el tiempo y de este modo transformadas.

Durante los meses de duras batallas, Krell había llegado a admirar la habilidad con que su oponente, el rey Phar de Numas, manejaba su ejército. El rey sepulcral había utilizado legiones de carros para atacar desde una tormenta de arena, y había enterrado a sus propias tropas en la arena para lanzar una emboscada exitosa en una llanura sin rasgos distintivos. Los ataques y huidas de las veloces formaciones de caballería habían intentado aislar y destruir a diversos elementos de las fuerzas de Krell, desde atacar a sus nigromantes hasta atraer y matar a sus varghulfs. El Rey Phar utilizó ataques envolventes de carros para extraer sus fuerzas de choque del conflicto de los doce días hasta el oasis lleno de Krokidon. Esa solo había sido otra batalla que Krell había esperado que fuera decisiva, pero resultó ser sólo otra ganancia menor. Más que nunca, Krell anhelaba aplastar el cráneo del rey sepulcral bajo su pie blindado.

Krell había perdido la cuenta de las batallas que sus fuerzas habían luchado para alcanzar el lejano sur. Su ejército cubierto de polvo seguía siendo una horda extensa de muchos miles, pero no pudo asestar un golpe contundente para terminar con su oponente. Después de los combates - independientemente de la victoria o la derrota - ambos bandos reponían sus guerreros perdidos, ya sea directamente desde los despojos de la batalla, o desde los campos de batalla ricos en huesos que salpicaban el desierto estéril. Por fin, sin embargo, el señor tumulario sintió que estaba en la cúspide de alcanzar la victoria arrolladora que pudiera dejarlo libre para avanzar todo el camino hacia la mismísima gran ciudad de Khemri.

Buscando una forma de atrapar y destruir los elementos rápidos del ejército del rey Phar, Krell había solicitado ayuda del nigromante más poderoso de su fuerza: Dieter Helsnicht. Un nigromante de vastos conocimientos, Helsnicht juró que podía encontrar y levantar grandes guerreros alados de hueso - los poderosos Morghasts. Esto era exactamente lo que buscaba Krell, pero habían necesitado meses antes de que Helsnicht pudiera hacer valer su palabra.

En un primer momento, el viejo nigromante afirmaba que todo lo que requería era un lugar con un gran número de huesos - una solicitud fácil de cumplir en la Tierra de los Muertos. Muchos de los campos de batalla a través de los que lucharon estaban sembrados de huesos - llenos de las batallas actuales o los restos de largas edades de incansables guerras. Sin embargo, ninguno era válido. En algunos sitios, afirmaba Helsnicht, estaban contaminados con el tipo equivocado de energías, y otros huesos no servían, el nigromante simplemente los utilizó para levantar aún más soldados de infantería esqueléticos.

Por fin, sin embargo, Helsnicht había considerado un lugar adecuado. El ejército de Krell había empujado al enemigo a una serie de túmulos de colinas bajas que habían sido descubiertos parcialmente durante las tormentas de arena recientes. Helsnicht, acompañado de un par de asistentes nigromantes, entró en las tumbas, antiguos túmulos funerarios que no habían sido alterados desde la última expedición de Nagash para conquistar su antiguo reino. Helsnicht no surgió en un día completo, y cuando lo hizo tambaleándose, lo hizo solo. Sin embargo el ritual había funcionado. Bestias descomunales surgieron a su paso, cada una de pie era dos veces la altura de un hombre, con sus huesos gruesos fusionados con la armadura. Allí, bajo las nubes negras, la formidable nueva formación de choque de Krell extendía sus alas andrajosas y se preparaba a sí misma para la batalla una vez más.

Krell situó a los constructos en el centro de su ejército, donde su tamaño pesado quedaba parcialmente oculto por los estandartes y el polvo levantado por las tropas de delante. Una vez más, el ejército estaba en movimiento, avanzando hacia el sur a través del desierto. Rara vez pasaba más que unas pocas horas entre escaramuzas llegados a este punto, pero ahora, sin embargo, Krell tenía una sorpresa por su cuenta.

Mientras las fuerzas de Krell se detuvieron en lo alto de los túmulos funerarios, el Rey Phar había hecho preparar otro ataque. El rey sepulcral dividió sus legiones de infantería en dos, colocándolas lejos en ambos flancos a lo largo del camino que estimaba que sus enemigos tomarían. El tercer grupo estaba formado por carros blindados protegidos por su caballería ligera y esperaban directamente en el centro del avance del señor tumulario. Esto presentaría un dilema a Krell: si avanzaba para trabarse en combate con el centro, los veloces carros podrían distanciarse fácilmente de su infantería, iniciando el combate sólo si tenían su propia ventaja.

Esto también expondría los flancos de su horda. Krell podría dividir su propia fuerza para trabar en batalla a los múltiples ejércitos, o podía intentar desviarse para luchar con una de las fuerzas de flanqueo, con la esperanza de destruirla antes de que los demás se cerraran sobre él. Todas las presentes oportunidades podían ser utlizadas por el Rey Phar.

Con su carro arriba de una alta duna, el rey Phar vio como Krell detenía su vanguardia en una cresta distante. Sin la ayuda del Estandarte del Halcón, era probable que sólo ahora había sido capaz Krell de discernir la disposición de los ejércitos que lo enfrentaban en el horizonte.

Con toda la audacia y la eficiencia que el Rey Phar había llegado a esperar de su enemigo, los invasores pronto se pusieron en marcha. El rey sepulcral vio como su oponente dividía sus hordas - una fuerza central presionando hacia adelante, mientras que dos bloques se separaron para hacer frente a los ejércitos que le flanqueaban. En esta situación, el plan era que los carros se congregaran para esperar al enemigo que se aproximaba - alejándolos cada vez más y más lejos de sus "alas". Después, en última instancia, los carros virarían hacia un lado, dividiéndose en dos ejércitos distintos - las legiones de carros de Numas del Rey Phar y las falanges del Rey Ramssus de Bhagar. Estas evadirían el centro de los enemigos y correrían para unirse a los ataques contra la infantería de flanqueo. Si todo iba bien, desmantelarían esas fuerzas del centro antes de que Krell pudiera volver en su ayuda.

Si tan sólo el rey Phar hubiera mantenido la mirada más tiempo en la infantería del centro. En su seguridad de lo que se avecinaba, y su afán de probar su plan, el rey sepulcral dio la espalda a ver lo que estaba parcialmente oculto detrás de las lanzas que se meneaban y los estandartes ondulantes de los guerreros esqueléticos que se aproximaban.

Krell lideró el ataque central personalmente, marchando por las dunas y acercándose a las crestas, donde los carros esperaban. Podía oír el choque de las líneas de batalla detrás de él y sabía que los demás ejércitos estaban comprometidos. La pantalla de arqueros a caballo del enemigo se había separado, y estaban rodeando sus fuerzas, salpicándolas con una ducha constante de flechas. Ahora que estaba lejos de sus ejércitos de flanqueo, Krell espera plenamente que los carros intentaran dar marcha atrás, ya fuera para atraerlos más lejos en el desierto, o para tratar de ayudar en el combate en los flancos exteriores. No se vio decepcionado.

Con alguna señal silenciosa, los carros giraron, rompiendo repentinamente hacia la izquierda o la derecha. Con sus caballos esqueléticos tirando con fuerza, se apresuraron a ir más allá del alcance de la infantería que se aproximaba. Era el momento perfecto: los carros conseguirían escaparse - pero por muy poco.

Los morghasts saltaron por encima de los guerreros esqueléticos delante de ellos, abriéndose paso por las puntas de lanza y estandartes. Con unos pocos aleteos de sus alas hechas jirones, los constructos se lanzaron en un largo planeo que los envió estrellándose contra los costados de los carros. Ruedas, corceles y tripulación fueron destrozados por el impacto de ese ataque. Con un salvajismo inalcanzable por los muertos vivientes sin emociones de la otra parte del campo de batalla, las moles óseas empuñaron sus grandes espadas - armas de asta que terminaban en cuchillas cruelmente curvas - para lanzar a dos manos, golpes de barrido y pulverizadores cortes verticales. Las estructuras de los carros ligeros se rompieron en pedazos, pedazos enviados dando vueltas volcando los carros a toda velocidad junto a ellos.

Los morghasts cargaron más y más profundo entre las fuerzas de Numas. Con poco margen de maniobra, los carros comenzaron a apilarse unos sobre otros - los Alcaudones del Desierto chocando contra la Legión Rapaz. Las estructuras de madera chocaron, lanzando astillas del tamaño de dagas en todas las direcciones, y los huesos crujieron entre los zumbantes radios. La tripulación tiró con fuerza de las riendas de los caballos en desesperados intentos de maniobrar sus carruajes de guerra lejos de los golpes trituradores de los morghasts a la carga. Pero pronto la infantería de Krell alcanzó los empantanados carros y la batalla se convirtió en una masacre de un solo bando.

Nota: Leer antes de continuar - El Fin de la Campaña

La Batalla de las Puertas de Khemri
Prefacio | El Fin de la Campaña | Contendientes | Batalla | Una Rata en la Ciudad | Un Ritual Diferente | Viaje al Inframundo | Las Dos Caras de la Muerte | La Victoria de Nagash | Tras la Batalla de las Puertas de Khemri | El Renacer de Settra

FuentesEditar

  • The End Times I - Nagash.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.