FANDOM


Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos

Khemri Pirámide negra

La ciudad de Khemri era enorme y antigua. Había inspirado asombro durante miles de años antes que los hombres bárbaros del norte hubieran construido nada más que tiendas de piel o cúmulos de piedra toscamente apilados.

Los viajeros, no importa de qué dirección vinieran, veían lo mismo - la ciudad surgiendo más grande en el horizonte mientras cada paso los llevaba más cerca. Ya fueran los nómadas del desierto o una procesión de reyes que llegaban para rendir homenaje - todos sentían el mismo asombro naciente mientras la ciudad se levantaba desde las llanuras aluviales que la rodeaban. La alta muralla de la ciudad de setenta pies estaba hecha de granito negro y mármol verde. Detrás de ella se elevaban las puntas de las pirámides, cada una más alta que la anterior. Cientos, si no miles de ellas estaban encerradas dentro de las murallas de la ciudad en expansión - una cadena de montañas hechas por el hombre por debajo de la cual corría un laberinto de estrechas calles y callejones entrelazados. Una pirámide blanca y brillante dominaba el centro, la pirámide de enterramiento de Settra el Imperecedero. Sin embargo, preeminente sobre todo, haciendo parecer pequeña la obra maestra de Settra, había un monolito de piedra negra.

Una maravilla y un terror para todos los que la contemplaban, la Pirámide Negra de Nagash dominaba el horizonte. Su descomunal oscuridad no reflejaba el sol abrasador de Nehekhara, pero lo absorbía. Todos los que contemplaron ese edificio opresivo, salvo el propio Gran Nigromante sintieron un escalofrío estremeciéndoles, incluso en medio del calor abrasador del desierto.

Krell contempló Khemri por primera vez. La estética se perdió en su totalidad en la mente guerrera del teniente de Nagash. Se centró en el tamaño de las murallas y de lo difícil que sería cruzarlas. No se preguntaba o se preocupaba por cómo había llegado a existir una necrópolis tan enorme; más bien estaba tratando de calcular el gran número de guerreros que podría tener. Era exactamente como lo había descrito Arkhan, con la única excepción de una muralla exterior construida a toda prisa, un desajuste de mampostería irregular que sería fácil de penetrar. Más allá de eso, el viejo muro amurallado era impresionante por su tamaño, número de almenas y construcción sin uniones. Resultaría difícil de romper. A Krell no le importaba ni un ápice el estilo de arquitectura, o la antigua majestuosidad.

Por encima de la poderosa Khemri los cielos eran un remolino negro púrpura de concéntricas nubes. Desde las tierras en las que se habían reunido, bajaban girando y se concentraban en la cúspide de la Pirámide Negra. La enorme fuerza de esa espiral rasgó las andrajosas nubes y permitió que unos rayos de sol solitarios apuñalaran a su través, antes de que también ellos fueran borrados. Desorientadores destellos de luces y sombras aparecieron toda la ciudad.

Si Arkhan o Nagash tenían algún plan específico sobre la mejor forma de asediar Khemri. No lo habían compartido con Krell. Simplemente había recibido la orden de atacar la ciudad tan pronto como llegara a ella. Krell no era ajeno a la conquista de posiciones enemigas bien defendidas. Había derrotado a la primera de las principales fortalezas enanas en caer, había derribado las empalizadas alrededor de innumerables asentamientos, y arrasado no pocos castillos en Bretonia. Sin embargo, ni siquiera el asalto a Karak-Ungor parecía tan formidable como asaltar Khemri.

Krell observó el ejército dispuesto detrás de él, cautivado por la miríada de estandartes que portaba antes de volver su mirada hacia atrás para ver el esplendor marchito de Khemri. Era la ciudad más grande jamás construida por el hombre. Dieter Helsnicht había levantado los restos de la fuerza diezmada del Rey Phar de Numas - pero incluso hinchado por estas sumas adicionales, el ejército del norte sólo llegaba a las decenas de miles. Krell no dudaba de que pudiera penetrar la muralla exterior, pero se necesitaría una fuerza diez veces la suya para capturar esa ciudad, como para mucho menos mantenerla. Barriendo con su mirada a lo largo de las murallas que se extendían, Krell se dio cuenta de la enormidad de la tarea en cuestión.

Hasta el momento, Krell no había visto ningún movimiento en la parte superior de cualquiera de las murallas, pero no dudaba de que Khemri estaba guarnecida. No había ninguna razón para esperar, por lo que de inmediato inició el asalto. Al menos, echaría abajo la muralla exterior en docenas de lugares. Eso haría más fácil los ataques posteriores. Mientras Helsnicht y los otros nigromantes trataban de formar catapultas de hueso para golpear las murallas, Krell reunió sus fuerzas y comenzó el avance. El hecho de que su ejército sería probablemente destruido no entraba en la mente de Krell. En su lugar, se centró en la cantidad de daño máximo que podría infligir.

Settra observaba a los invasores formar para el primer asalto sobre sus murallas. Desde su punto de vista en lo alto de la Torre del Sol, se veían como pequeños puntos que avanzan a través de las llanuras aluviales. Así que éste era el primero en llegar de los lugartenientes Nagash, pensó. Era una decepción. Incluso en la penumbra, Settra podía ver que el ejército por debajo no era más que un conjunto de chusma, una fuerza levantaba de muchas naciones y épocas diferentes. No luchaban por una causa o país, solo eran criaturas sin sentido esclavizadas por un sacerdote renegado. Nagash no tenía ningún honor, así que naturalmente iba a utilizar todas las herramientas a mano en su último intento de usurpar el trono de Settra. El Gran Rey de Nehekhara se enojó al ver a los guerreros caídos de Numas entre sus filas. Que sus enemigos se atrevieran a utilizar los cuerpos de su propia gente para luchar contra él era un insulto que no se le escapaba a Settra. El Gran Nigromante y su señores oscuros pagarían por esa indignidad.

El sentarse en su trono y esperar a que sus enemigos se movieran contra él había irritado a Settra. No era la forma en que había conquistado el mundo o había mantenido su trono durante miles de años. Cuando se trataba de Nagash, sin embargo, Settra había aprendido a desconfiar.
Estatua rota khemri

Ruinas de Khemri

Las profecías de fatalidad eran una cosa para prepararse, ya que Nehekhara había visto mucha lucha y batalla. Sin embargo, cuando Settra oyó a leales sacerdotes hablar de susurros a la deriva en los vientos de la magia, con una voz que prometía poder y gobierno, sabía que sólo podía ser aquel cuya vuelta largo tiempo se había anticipado: Nagash.

En los cinco mil años desde que Settra reclamó la corona y se nombró a sí mismo gobernador de todo Nehekhara, había tenido que sofocar sin piedad a innumerables usurpadores y aspirantes a conquistadores. No era suficiente con matar a los traidores, ya que fácilmente podrían ser devueltos a sus tumbas para renacer de nuevo. En lugar de ello, tuvieron que ser destruidos ritualmente. Los sacerdotes maldecirían sus propias almas y prenderían sus cuerpos ruinosos en llamas. Era deseo de Settra negarles el más allá a aquellos que intentaron arrebatarle el dominio eterno que le correspondía.

Sin embargo, a pesar de esta legendaria intolerancia, el peor ofensor todavía caminaba por el mundo. El sacerdote renegado que había causado más estragos en Nehekhara que cualquier otro - el único que había maldecido las tierras en un reino de no muerte, no había sido destruido. Incluso tenía la osadía de volver, para intentar una nueva invasión.

En sus largas campañas que luchó contra Nagash y Arkhan en el pasado, Settra había aprendido que ni él, ni sus sacerdotes, podían contrarrestar su magia oscura. Al final, Settra les había vencido porque había demostrado ser un estratega astuto. Nagash podría ser un sacerdote fratricida loco por el poder agarrándose a su posición más allá de su condición, pero no era tonto. Podría esperar que buscase una victoria militar, pero Settra creía que Nagash tenía algún otro plan. El Gran Rey sólo necesitaba mirar al vórtice de nubes oscuras canalizándose desde el cielo para recordarse a sí mismo a lo que se enfrentaba.

No sería suficiente con matar a Nagash o Arkhan el Negro en el campo de batalla. Se había hecho antes, y sin embargo, aquí estaban de nuevo. Con este fin, Settra había ordenado a los sacerdotes funerarios preparar algo especialmente horrible. Khenteka, el Sumo Sacerdote y Hierofante de Khemri, aseguró a Settra que su voluntad había sido cumplida. Una vez muertos, los cuerpos de sus odiados enemigos debían ser arrastrados por Khemri antes de ser destruidos y quemados ritualmente. El Liche Ankhmare, el Maestro Embalsamador Guardián de los Óleos Sagrados, había creado un método de destrucción de las almas que era a la vez eficiente y extremadamente doloroso.

Dejando a un lado estas reflexiones satisfactorias, Settra se volvió de nuevo hacia el insignificante ejército a sus puertas. Pronto habría más en camino. Si deseaban ser destruidos por partes, pues que así fuera. Sin embargo, todavía no tenía necesidad de unirse a la batalla. Hizo la señal que debía dar a Ramhotep. Era el momento de mostrar sus enemigos de que estaba hecha realmente la muralla.

La muralla exterior se desprendió pieza por pieza. Enormes esculturas de piedra construidas con forma de dioses, reyes y criaturas míticas avanzaron. Rompieron la pintura y tiraron la fachada de yeso que les había disfrazado y se dirigieron a la batalla.

Había imponentes guerreros tallados en acantilados y bestias de mármol que merodeaban a cuatro patas. Un coloso de bronce resonó hacia el frente; la espada que llevaba era cuatro veces la altura de un hombre. Una esfinge de obsidiana negra hizo un ruido sordo al pasar, con fuego ardiente fundido dentro de ella, visible cuando abría sus fauces para rugir. Escorpiones funerarios se movieron furtivos hacia el suelo del desierto antes de enviar hacia arriba columnas de arena, mientras se enterraban debajo - con la cola de aguijón cortando brevemente a través de la superficie como las aletas de un tiburón antes de cavar un túnel más profundo. En un instante, solamente los montones de arena batida mostraban que los enormes escorpiones habían estado allí. Fila tras fila de ushabti se alinearon, grandes batallones de estatuas de guerra moviéndose al encuentro del ejército que se aproximaba de Krell.

Era una fuerza poderosa. Marchaban los Centinelas Esmeralda de Lybaras, los Guardianes de los Cráneos y la Necroesfinge con cabeza de serpiente del Valle del Osario. Entre el ejército de piedra animada merodeaba la necroesfinge de craneo de oro de Mahrak y la Falange de Jade - ushabti del templo del dios cocodrilo en Ka-Sabar. El Ejército de Alabastro de Quatar había renunciado a sus plintos que se alineaban en las amplias avenidas de la gran ciudad, y los Guardianes de las Puertas de Numas - dos esfinges de guerra decoradas con bandas ornamentales de oro - se adelantaban con calma mientras se dirigían a la batalla. Los Chacales Rojos de Rasetra aullaron cuando llegaron trotando - con sangre en sus empapadas armas rojo carmesí que nunca se secaban.

Había sido Ramhotep, el mayor necrotecto de Nehekhara, el que había hecho una oferta a Settra y había formado el ejército animado como un bastión que rodeaba Khemri. Ahora, con su látigo chasqueando el aire detrás de las construcciones de guerra, fue Ramhotep el que ordenó el desmantelamiento de su propia muralla.

Krell no estaba ni sorprendido ni consternado ante esta situación - esos sentimientos particulares habían significado poco para él en vida, y absolutamente nada en la no muerte. Levantando en alto su hacha negra, que brillaba con una aureola de color púrpura en el permanente crepúsculo, Krell mandó que sonaran los cuernos. Los cuernos de guerra del norte habían sido enterrados durante mucho tiempo en túmulos o hendidos en batalla, y no era ningún viento natural el que reverberaba dentro de ellos. Así fue que el ruido que hacían era a la vez discordante y parecido a un canto fúnebre. Sin embargo, sonaron, con su desafío sin respuesta salvo por el constante golpeteo de la tierra ante el avance de las construcciones de guerra hechas de piedra.
Settra batalla puertas de khemri

Magia funeraria

Unos pocos disparos catapulta aterrizaron en medio de las estatuas de guerra - un testimonio del conocimiento nigromántico de Dieter Helsnicht y su manejo para verlas en acción. Un gigante de piedra con cabeza de halcón reventó, cayendo en ruinas sobre el desierto - pero no había ninguna barrera lo suficientemente pesada como para frenar avance del enemigo. Momentos después, las enormes zancadas de los constructos los llevaron a la línea de batalla de Krell. Atravesando con dificultad a través de los apretados guerreros, las estatuas de guerra aplastaban cuerpos con cada paso. Colosos balanceaban mazas de piedra como péndulos enviando huesos y escudos destrozados hacia el cielo. La esfinge de obsidiana chocó contra la Guardia Carmesí. Originalmente una compañía de Numas, fueron levantados para iluminar el bando de sus antiguos destructores, pero la esfinge pronto puso fin a eso. Respirando chorros de fuego, la pesada bestia prendió la formación en una conflagración ardiente que iluminó la oscuridad, y pisoteó los restos de carbonilla y cenizas.

Krell y su Legión Maldita estaban siendo presionados duramente. Los Chacales Rojos de Rasetra atacaron con el salvajismo y la sed de sangre de los mortales de sangre caliente, sin embargo, sus cuerpos esculpidos en piedra doblaban las espadas y resistían todos los golpes de lanza. Empuñando sus armas de empuñadura a dos manos, los Chacales Rojos se arremolinaron a través de la Legión Maldita, destruyéndolos más rápido de lo que podrían reforzarse. Dos de las estatuas con cabeza de chacal habían recibido hachazos de Krell, pero en cualquier otro lado a lo largo del frente era una masacre de un solo bando. Ni siquiera el Señor Tumulario podría haber sobrevivido durante mucho tiempo este ataque, sino hubieran llegado los morghasts.

Pasando por encima de los trozos rotos de un coloso de piedra, las construcciones aladas se precipitaron sobre el ushabti que presionaba a Krell. Demonios de espíritus y hueso, los morghasts blandían grandes alabardas, golpeando a las estatuas de guerra con tal fuerza que las chispas y esquirlas de piedra volaban en todas direcciones.

Era una batalla entre feroces iguales, las élites de los ejércitos enfrentándose la una contra otra. Se intercambiaban poderosos golpes cortantes, con sus animados espíritus tan poderosos que se aferraban a cualquier atisbo de vida. Brazos seccionados todavía con garras, se extendían hacia fuera para agarrar, para hacer más daño antes de que la magia de los unía fuera totalmente rota. Estatuas sin cabeza continuaban golpeando alrededor, con la esperanza de golpear al enemigo por última vez antes de que los encantamientos que ataban sus espíritus a las estatuas de piedra, finalmente se disolvieran.

Cuando el polvo se asentó, pocos quedaban en pie. Krell, veinte de su Legión Maldita, y media docena de morghasts de pie en medio de los escombros. A su alrededor, la batalla se prolongaba, con las estatuas de guerra demoliendo las hordas de esqueletos. Antes de Krell pudiera organizar a los supervivientes, otro grupo de ushabti cargó a matar. Esta era la Falange de Jade - estatuas con cabeza de cocodrilo de un templo en Ka-Sabar. Silbando y chasqueando sus largas mandíbulas, los guardianes verdes utilizaron ambos extremos de sus espadones dobles cortando en trozos al último de los morghasts antes de cerrarse sobre Krell.

Desde el norte llegó el sonido de los cuernos de guerra, pero Krell no tuvo tiempo de contemplar a quién o qué podría anunciar. Balanceando su enorme hacha en arcos de barrido, Krell forzó el anillo de ushabti de jade a recular, empujando manos y romperiendo puntas de armas con la fuerza de sus golpes.

Y entonces, por un momento, Krell estaba volando por el aire. Grandes torbellinos negros de nubes negras se dispararon del cielo y agitaron todo el campo de batalla, separando las dos fuerzas. Con un sonido estruendoso que hizo temblar y estremecerse a todo menos las más grandes de las pirámides, la tierra se dividió en dos.

Una enorme hendidura acuchilló la arena hasta la roca madre y hacia abajo de nuevo hasta la negrura por debajo. Silbantes cascadas de arena se sumergieron en el abismo, barriendo a lo largo de muchos esqueletos que luchaban contra ese océano de arena. Una esfinge guerra, cuyas garras no pudieron encontrar su asidero en la arena, se balanceó y desapareció en el abismo abierto.

Por fin, Arkhan el Negro había llegado y se unía a la batalla.

Pasando por delante de su ejército en marcha, Arkham aterrizó cerca de Krell y escupió malditas retahílas de sílabas arcanas y encantamientos, desatando la considerable furia de su magia. La mayoría de las estatuas de guerra quedaron atrapadas en el lado de la brecha de Khemri, ya que su anchura era demasiado grande para todos, salvo el más alto para atravesarla. Algunas de las monstruosidades de piedra causaban estragos en medio de hordas restantes de Krell, pero, superadas en número y rodeadas, fueron eventualmente derrotadas y aplastadas.

Krell se izó, desde el torbellino le había arrojado a al menos treinta pasos. Caminando sobre huesos rotos, se dirigió hacia donde estaba sentado Arkhan encima de su terror abismal, agitando su cola azotando nubes de arena y polvo.

Demasiado tarde sintió Krell la oleada debajo de él, en erupción desde abajo, un escorpión tumulario cargó hacia delante, cogiendo a Krell con una enorme pinza, con tendones de antiguo cuero y nervios tirando tensos para cortar al tumulario por la mitad. Con su hacha caída, todo lo que Krell podía hacer era intentar hacer palanca contra el aprisionante agarre mientras que la bestia lo sostenía en lo alto del suelo del desierto, temblando de esfuerzo para cortar a través de su armadura. Esforzándose para liberase de la pinza que lo comprimía, Krell estaba ajeno al aguijón como un látigo del escorpión, que golpeó hacia él desdibujándose.

El aguijón se precipitó hacia abajo para penetrar la maltratada placa pectoral, perforando todo el camino a través hasta fuera de su espalda antes de ser retirado con la misma rapidez. Impregnado de energías oscuras, el cuerpo no muerto de Krell no sentía ni el frío ni el dolor, sin embargo, percibió las toxinas naturales que goteaban de la cola aguijón disolviendo las magias que unían su voluntad a su esqueleto. Por fin, Krell consiguió abrir las pinzas, cayendo su maltratado cuerpo bruscamente a la arena.

Alcanzando instintivamente su hacha, Krell blandió un golpe a dos manos, un golpe pesado que se incrustó profundamente en la cabeza del escorpión. Incluso cuando lo hizo, sin embargo, sus pinzas salieron como una flecha, tratando frenéticamente de recuperar lo que había dejado caer. Con un cortante tijeretazo, la cabeza del señor tumulario fue enviada dando tumbos por la arena, a decenas de pies de distancia de su cuerpo.

Al crear una sima para separar las líneas de batalla que se enfrentaban, Arkhan el Negro había ganado tiempo para desplegar su ejército. Su hueste había marchado desde la lejana Quatar. La mitad eran tropas del norte, que habían acompañado a Arkhan desde Nagashizzar, y el resto eran de los reyes traidores de Mahrak y Quatar.

Con Krell retorciéndose en la agonía de la reencarnación, le tocaba a Arkhan tomar el mando a solas. Con la presencia de su amo, Arkhan había crecido más potente. Bajo el dosel de magia de la muerte, ejercía sus habilidades nigrománticas como extensiones de su propia voluntad férrea. Arkhan se estiraba a través de los vientos de la magia y dirigía los regimientos no muertos con tanta facilidad como mover las piezas sobre un tablero de juego. Ordenó formar a la mayoría de sus fuerzas para reforzar el ejército de Krell.

Arkhan tomó un rumbo diferente al comandar a los reyes funerarios que habían desertado para unirse a Nagash. Tuvo cuidado de aparecer diplomático, ofreciéndoles un curso de acción, en lugar de ordenarles directamente. Había pasado años como visir de Nagash, y Arkhan había aprendido a obligar a los demás blandiendo palabras tan eficazmente como usando una espada. Aunque miles de años separaban aquel momento del presente, esas habilidades eran tan persuasivas como siempre lo habían sido.

El Rey Nebwaneph, el traidor de Mahrak, no estaba acostumbrado a oír la voz de Arkhan dentro de su cabeza. Sin embargo, instado a través de la solicitud inusualmente correcta de Arkhan, el rey marchó con sus legiones de arqueros hasta el borde de la sima, donde abrieron fuego sobre las estatuas de guerra que estaban inmóviles en el otro lado. Y se pidió mantener el flanco oriental al Rey Omanhan III y a sus hijos.

Arkhan vio que los otros constructos de guerra marchaban a lo largo de la sima de millas de largo, en busca de su final para poder seguir la lucha. Más problemáticamente, vio a Ramhotep liderando un equipo de necrotectos hacia el borde de la grieta. Acompañándolos llevaban todo un batallón de colosos necrolíticos - los Guardianes de Phakth - fuera del Valle del Osario. Sólo sería cuestión de tiempo antes de que llenaran el vacío.

Desde la Torre de Ptra, Settra observaba la batalla. A pesar de que muchos miles ya habían sido destruidos, Settra sabía que la llegada de Arkhan el Negro al campo de batalla significaba el verdadero comienzo del conflicto. No dudaba de que Nagash estaría cerca, aunque también era posible que el Gran Nigromante ya estuviera allí, disfrazado de alguna manera.

El Rey Settra se había enojado al ver a los guerreros vencidos de Numas levantarse una vez más para luchar contra él. Esa emoción palidecía en comparación con la furia incandescente que colmó al Rey de Nehekhara cuando vio a Nebwaneph y a sus legiones de Mahrak luchando como parte de la hueste de Arkhan. Estos no eran cáscaras sin cerebro, sino sus propios súbditos rebelándose contra él.

La brujería y la traición habían sido siempre los métodos de Nagash. Era el momento de encontrarse con los usurpadores sobre el campo de batalla, era el momento de mostrarles con espada y lanza el verdadero poder que gobernaba Nehekhara. Settra instó a que su carro estuviera listo.

Mientras tanto, a través de implacables órdenes y la mano de obra inagotable de las estatuas de guerra, Ramhotep ya había formado tres puentes a través de la fisura. Dos de ellos estaban hechos de pilares de piedra rotos que los colosos habían sacado de Khemri. En perfecta calma las estatuas con cabeza de chacal pasaron a través de las puertas principales antes de izar las enormes columnas para cubrir la brecha. La tercera estructura estaba hecha con el coloso necrolítico de bronce, que yacía tumbado, con su poderosa forma a caballo entre ambos lados de la grieta. Más puentes estaban en camino, mientras una procesión de constructos de guerra arrastraba sucesivamente paredes rotas y tejados de templos para servir como plataformas improvisadas y pasarelas.

Arkhan hizo que sus enemigos pagaran un alto precio por la cabeza de puente, y si hubiera habido más legiones de arqueros o máquinas de guerra entonces podría haber cosechado un número aún mayor. Incluso con los necrotectos haciendo reparaciones en el campo de batalla, varios de los constructos de piedra más altos fueron abatidos. Uno de los puentes columna fue alcanzado por repetidos disparos de catapulta; una docena de ushabti se vinieron abajo mientras el pilar de piedra se agrietaba de repente y se desplomaba hacia el interior.

El cuello de botella en los cruces de los puentes obligó a las estatuas de guerra a atacar las líneas de batalla de Arkhan en grupos más pequeños - una esfinge de guerra solitaria aquí, una sola legión ushabti allá. Esto resultó ser menos abrumador que la carga anterior, mientras números muy superiores se encontraban con las monstruosidades de piedra, luchando finalmente hasta vencerlas. Sin embargo, permitió dar un tiempo valioso a los necrotectos para diseñar más y mejores cruces. En el momento en que nueve puentes estaban operativos, las legiones dentro de Khemri fueron puestas en libertad para unirse a la batalla.

Marcharon hacia fuera en filas apretadas, una formación enorme tras otra. Fluyeron por las puertas principales - doscientos guerreros a la vez caminando hombro con hombro hacia fuera de esas enormes puertas de bronce. Primero iban las Legiones Chacal, los Lanzas Sable, y los Buitres del Desierto. A continuación, estaban a su vez todas las grandes legiones de Khemri, con sus nombres tallados en miles y miles de obeliscos, cada uno representando una gloriosa victoria. A través de esas puertas llegó el completo poder despertado de la ciudad más poderosa de Nehekhara. Pero las tropas no solo fluían de las puertas principales, sino que brotaban de docenas de portales menores a lo largo de la larga muralla. Desde las Puertas Pilón de Phertra llegaron los carros - cabalgando hacia el exterior y colocándose en sus formaciones de combate. Tantos carros entraban en las llanuras aluviales que los penachos de polvo a su paso se levantaron más altos que la muralla de la ciudad. La enorme caballería que surgió de las Puertas de las Seis Torres y de las Puertas de Ptra sacudía el suelo del desierto con el golpeteo de los cascos.

Seguro de que Nagash y sus subordinados golpearían hacia Khemri, Settra había exigido un tributo de tropas de cada una de las grandes ciudades. Muchas de las legiones de guerreros más famosas de Nehekhara salían ahora de Khemri, incluyendo la Guardia de Khepra, los guerreros nobles de la Escuadra Cocodrilo de Rasetra y la Hueste Dorada de Mahrak. Incluso siendo miles, ninguno de estos regimientos, sin embargo, se le concedió el honor de salir por las puertas principales.

Y, por último, con una fanfarria de sonidos de cuerno vino el más famoso regimiento entre todos los guerreros de Khemri: las Legiones Halcón de Settra. Una y otra vez habían ido a la batalla, con orgullo marchando por debajo de esas poderosas puertas. Y siempre regresaron victoriosos. Para un enemigo llegar a ver los escudos color turquesa en el campo de batalla era conocer la derrota. Sus legiones eran de diez mil fuertes guerreros. Aunque esto representaba menos de una décima parte del total de infantería de Settra, los números por sí solos no podían dar cuenta de su destreza. En vida se había dicho que cada espada blandida por la Legión Halcón tenía fama de ser igual a cuatro armas del enemigo. En la muerte, las Legiones Halcón habían superado ese porcentaje, pero los muertos ya no se jactaban de sus hazañas.

A medida que los soldados golpeaban sus escudos con espadas o lanzas y pisaban el suelo a un paso perfecto, los cuernos de guerra alcanzaron un crescendo estruendoso. Desde el interior de la ciudad los gongs ceremoniales sonaban en cada templo.

Y allí iba Settra, Señor de Khemri, el Rey de Reyes, el legítimo Gobernante de la Tierra, el Cielo y los Cuatro Horizontes montando a la guerra. La Corona de Nehekhara sentada sobre su frente, la Espada Bendita de Ptra en su poderoso puño, y la guerra quemando en las cuencas de sus ojos huecos.

Nota: Leer antes de continuar - Una Rata en la Ciudad

Mediante esfuerzo incansable, muchos puentes abarcaban la grieta. La mayoría de ellos frente a las puertas principales, pero otros habían sido escalonados a lo largo de la longitud de la grieta. La procesión constante de legiones de la puerta principal apenas se desaceleró al cruzar. Expulsaron a las pocas legiones de arqueros de Arkhan en buena disposición antes de empezar a juntarse en formaciones de combate.

Las legiones de Khemri se dispusieron en ordenados bloques detrás de estandartes de oro. Pronto la línea de batalla principal de Settra era más larga y más profunda que la hueste de Arkhan, que sólo ahora terminaba con el último de los constructos de guerra. Las estatuas animadas que aún no habían acudido contra el enemigo, tal vez un tercio de su número original, asumieron posiciones dispersas a lo largo de la línea recién formada. Sus formas voluminosas mucho más altas que los regimientos y filas.

Un mar de escudos color turquesa encaró a la hueste de Arkhan, con arqueros esqueleto intercalados entre las enormes compañías de lanzas. Ya en el mismo borde de su área de despliegue, los arqueros habían comenzado a enviar silbantes andadas de flechas para acribillar al enemigo. Mantuvieron estas descargas mientras la horda comenzaba su avance - toda la línea de batalla traqueteando hacia adelante a una velocidad constante y un ritmo metódico. Pero el vasto centro no avanzó solo.

No uno, sino otros dos grupos de ejércitos habían formado mientras marchaban fuera de las murallas de Khemri. La hueste de carros del rey Rakaph, un maestro de la guerra rodada, atacó desde el este. Al lado derecho de Rakaph montaba su cuarto y favorecido hijo, el príncipe Nepharr.

En la parte de atrás de su carro Nepharr llevaba el Estandarte de la Aurora. Una herencia de la segunda dinastía - las tropas que marchaban bajo ella nunca habían conocido la derrota.

Serpenteando hacia el oeste para evitar la grieta llegó otra fuerza - una mezcla de infantería, caballería y el carro comandado por el Rey Phurthotek de Bhagar. Se dirigió a la batalla a pie y luchó en el centro de su Guardia Inmortal. Le habían sido confiadas las diezmadas fuerzas de todo Nehekhara - con sus diferentes estandartes y escudos de colores que representaban a todas las grandes ciudades. Flanqueando al Rey Phurthotek estaban los Carniceros de Bhagar - un par de necroesfinges que habían derribado a reyes y monstruos por igual.

Settra los comandaba hacia a la guerra, y no habría ninguna piedad.

Khenteka, Hierofante de Khemri, y su liga de sacerdotes funerarios hicieron sentir su presencia en el campo de batalla. Desde los cielos ennegrecidos provocaron una lluvia de cráneos. Como meteoros con cara de muerte dejaron estelas detrás de ellos, arrastrando columnas de fuego. Concentrando su indomable voluntad, Arkhan desterró la mitad del bombardeo, pero el resto dio en el blanco. Los cráneos a toda velocidad explotaron con el impacto, elevándose torbellinos, tormentas de cráneos que desgarraron regimientos enteros, esparciendo sus restos lejos de sus túmulos en el norte.

Desde el centro de su línea, montado encima de su horror abismal, Arkhan el Negro inspeccionó los bloques de infantería que venían de frente avanzando con su ritmo metódico. Nubes de flechas silbaron hacia abajo. Sus propias líneas de batalla se mantuvieron firmes - con los nigromantes restantes y sacerdotes renegados haciendo todo lo posible para restaurar a los abatidos por los disparos de proyectiles. En el último momento antes de la calma que precede a la tempestad, Arkhan extendió su voluntad, buscando el contacto con su amo. Arkhan nunca le había gustado este plan. No era el sacrificio lo que lo irritaba, porque ya lo había hecho antes por su amo, y lo haría de nuevo. Sino que estaban confiando en los demás. Arkhan esperaba que todo estuviera preparado por los que estaban dentro Khemri, porque no sabía cuánto tiempo iba a durar contra todo el poder de Settra.

La primera oleada de atacantes chocó, aplastándose mutuamente con violencia haciendo añicos los escudos. Los guerreros no muertos se cortaban y acuchillaban, chocando con sus escudos. Se partieron cráneos y se aplastaron cajas torácicas. A través de las llanuras aluviales las líneas de batalla se desplomaron entre sí, convirtiéndose en un millar de refriegas arremolinadas. Como una marea, la batalla iba y venía; empujando hacia adelante en un área, resistencia firme bloqueándola en otra. En varios lugares la pared de tropas de Arkhan se derrumbó, o fue aplastada. Como el agua que fluye a través de fisuras en una presa, las inundaciones de soldados enemigos penetraron profundamente en la horda de Arkhan.

El avance más profundo fue hecho por la innegable carga de un batallón de esfinges de guerra, seis de ellas aplastando las fuerzas de Arkhan un regimiento por vez. A medida que las pesadas bestias perdieron impulso, se vieron obligadas a una lucha sin fin contra las hordas de esqueletos. A pesar de ser en un único sentido, al menos la magnitud del número de guerreros estaba frenando el avance de los constructos de piedra. Detrás de ellos, sin embargo, la Guardia de Ébano cargaba ahora, empujando a través de las sitiadas esfinges. Casi habían cruzado su camino a través del ejército de Arkhan, y como él no tenía reservas, se vio obligado a contrarrestar personalmente el asalto.

Aterrizando delante de la guardia tumularia que se acercaba, Arkhan extendió su mano esquelética y pronunció un verso maligno. Se desencadenó un relámpago candente que se enterró en la arena ante los pies de la Guardia de Ébano. Instintivamente, los guerreros momificados se detuvieron, agachados momentáneamente detrás de sus altos escudos negros. Entonces, cuando no pasó nada avanzaron de nuevo hacia Arkhan, con las espadas en alto. Sin embargo, antes de que hubieran dado diez pasos, fueron dispersados por una columna de cráneos que salió del suelo del desierto. La torre estaba envuelta en llamas, y en su cima se situaba un pedestal sombrío, un mortal trono de poder. Con dos batidas de sus alas de piel de correosa, la montura de Arkhan se posó sobre este conducto. Una chisporroteante aureola de poder fluctuó en torno Arkhan y corrió por sus huesos. El sacerdote liche rió mientras deformaba los vientos de la magia en sus propios torrentes de fatalidad, enviando rayos de oscuridad que redujeron a la Guardia de Ébano a polvo.

A ambos lados, los guerreros siguieron presionando hacia adelante, impulsados sin descanso por la voluntad como un látigo de sus amos. En el centro no había espacio para los caídos reanimados para ponerse de pie; muchos fueron aplastados hasta huesos astillados, y esos fragmentos pulverizados aún más por las agitadas masas. Cuando las ondas de magia reanimadora los alcanzaban, estas partes dispares se volvían a montar sólo para ser aplastadas de nuevo una segunda, tercera o cuarta vez, a menudo no siendo capaces de levantarse y golpear de nuevo en el temible combate pulverizador. Khopesh curvos chocaban con cuchillas oxidadas del bárbaro norte, y garras de necrófagos rasgaban cráneos blanqueados por el sol y escudos de color turquesa con intrincados jeroglíficos.

El sonido de miles de cascos golpeando el desierto anunció el ataque del ejército de carros del Rey Rakaph. En una nube de polvo y flechas, arqueros a caballo rodaron incesantemente, revelando una línea de carros de una milla de ancho, con sus caballos esqueléticos irrumpiendo al galope, y sus ruedas hechas un borrón. A medida que se acercaban, los arqueros aurigas enviaron su propia lluvia de flechas mientras los traidores de Mahrak se preparaban para recibir la carga enemiga.

En el centro, la Legión Halcón de Settra eran una tormenta de espadas - con sus escudos turquesa empujando a las hordas del norte hacia atrás. Las Legiones Halcón cortaron en trozos a grupos de necrófagos, destruyeron zombis a cientos y aplastaron a media docena de regimientos de esqueletos levantados a partir de fosas de las antiguas minas de esclavos a gran profundidad por debajo de Pico Tullido. No fue hasta que las Legiones Halcón se toparon con la Guardia de Nagashizzar que se toparon con sus iguales. De pie cara a cara, estas enormes formaciones de infantería pesada se golpearon entre sí, intercambiando golpe por golpe en un choque de espadas contra armadura antigua. Los espectros de armadura negra de los túmulos del norte se mantuvieron firmes contra los escudos brillantes de la momificada guardia funeraria. Detrás de cada fuerza, los nigromantes y sacerdotes funerarios se veían atraídos, derramando todos sus poderes para levantar a los caídos y aumentar los poderes de sus propios combatientes, mientras destellos de piedra bruja iluminaban la cara inferior del arremolinado dosel de nubes negras.

En este ataque iba Settra - con el Carro de los Dioses abriendo camino a través de las filas del enemigo, haciendo crujir los huesos de aquellos que atropellaba. A lo lejos Settra vio a Arkhan en lo alto de una criatura de hueso, asi que condujo su carro en la dirección del Rey Liche.

Fue entonces cuando Khatep, el mayor de los sacerdotes funerarios, se movió desde las sombras para bloquear el paso de Settra. El Gran Rey de Nehekhara se indignó de que el exiliado se atreviera a pisar las calles de Khemri, y mucho menos detener la mano justa de su rey él sólo, pero el antiguo sacerdote no se acobardó. En su lugar, habló del Destructor de Eternidades, enterrado en la tumba del rey Nekesh, un arma tan poderosa que incluso podría matar a Nagash. Cuando terminó de hablar, Khatep inclinó la cabeza y esperó el golpe mortal que sabía que merecía. Settra, con su rabia tan fría como la noche por la impertinencia del sacerdote, no hizo esperar mucho a Khatep para el olvido.

Una y otra vez la batalla aumentó. Sin pausa, los muertos vivientes lucharon sin piedad. Sin descanso se golpearon y apuñalaron entre sí, aplastando a los caídos bajo los pies. Oxidadas espadas se rompieron, lanzas quebradizas por el sol se hicieron astillas, pero incansablemente, los guerreros esqueléticos siguieron luchando. Si no tenían nada más para usar, se desgarraban los unos a los otros con trozos mellados de hojas rotas o sus manos huesudas. Sólo conocían la implacable voluntad de sus amos o reyes, y les habían mandado a matar a sus enemigos.

La Legión Chacal de Khemri contaba con quinientos efectivos cuando chocaron contra el enemigo en el lejano flanco. Cargaron precipitadamente contra la Brigada de Hierro, esqueletos obtenidos de un campo de batalla sin nombre del norte, identificados sólo por sus yelmos y espadas forjadas de hierro. Se enfrentaron durante dos días sin respiro, cortando en trozos a los oponentes y siendo troceados ellos mismos. Era una batalla de desgaste que recortaba ambos lados, por lo que al tercer día no había más que doce de la Legión Chacal cruzando espadas con siete miembros de la Brigada de Hierro. Blandían sus armas con tanto vigor como lo habían hecho tres días antes al inicio de la batalla; la única diferencia era que el suelo del desierto alrededor de ellos estaba ahora cubierto de una alfombra de huesos rotos.
Dieter Helsnicht

Dieter Helsnicht

Cuando el último de los esqueletos del norte se hizo añicos, el campo lleno de huesos rotos atrajo la atención de Dieter Helsnicht. Había estado vigorizando la línea de batalla arriba y abajo, pero siempre estaba en busca de sitios fértiles como éste. Con un lamento fúnebre hacia el Viento del Shyish, el nigromante maestro insufló la no vida de nuevo en los guerreros caídos. Tan potente era el encantamiento infernal que todos los esqueletos, que la Legión Chacal y la Brigada de Hierro se tambalearon juntos, los desparejos cadáveres luchaban ahora por el mismo bando. Los pocos no muertos restantes que luchaban por los Nehekharianos ya no eran los vencedores, sino que fueron rodeados y rápidamente hechos pedazos.

Y así era en todo el campo de batalla, sólo que de forma más desordenada. Incluso aquellos guerreros cuyas espadas había dado en el blanco eran cortados en pedazos por detrás o empujados hacia abajo y pisoteados, pero aún no destruidos. Los rayos mágicos cortaron a través de las filas, huracanados vientos que transformaban los antiguos huesos a polvo pasaban a toda velocidad, mientras la energía oscura recorría de un lado o a otro el campo de batalla. Mientras duraron los hechizos, tales formaciones dejaron atrás sus característicos ataques espasmódicos, llegando a ser rápidos y ágiles durante un tiempo, lo que permitía períodos de una habilidad marcial sin precedentes. La tierra se sacudió con el avance imparable de enormes necrotitanes de piedra, dejando estelas de destrucción a través del apelotonamiento de los combatientes.

La mayoría de las veces, todo era en vano. En un instante, la nigromancia negaba días de lucha y de tierra costosamente ganada, restaurando a los que habían caído. En algunos casos, los combatientes mataron al mismo enemigo en varias ocasiones, sólo para descubrir que había sido levantado de nuevo, alcanzando de nuevo el equilibrio de fuerzas que había habido cuando la lucha estalló en primer lugar. Donde la lucha era más intensa, o cuando un guerrero lograba matar a un Nigromante o Sacerdote Funerario, la matanza podría proceder a un ritmo más rápido de lo que cualquier magia podía reemplazar.

Después de cuatro días de batalla ininterrumpida, los ejércitos de Settra fueron ganando ventaja gradualmente. A pesar de que Helsnicht convocaba de nuevo ejércitos enteros de una sola vez, y la capacidad de Arkhan para liberar vendavales de destrucción mágica, los señores oscuros de Nagash sólo podían contrarrestar los mayores efectivos de Settra. Sin embargo, no tenían respuesta a la fuerza de los constructos de guerra y a las cargas devastadoras del ejército de carros del rey Rakaph. Además, una nueva arma había surgido de Khemri.

En la intensa penumbra bajo los cielos antinaturales una luz cortó a través del campo de batalla.

El Guardián de la Urna había convocado mágicamente un entarimado de hueso. Encima de ese montículo de cráneos había un arca inscrita con terribles guardas de maldición. Al abrirse el ornamentado sarcófago relampaguearon haces de luz cegadora, vibrando arriba y abajo por la línea de batalla de Arkhan. Cuando la luz golpeaba, los esqueletos y zombis se colapsaban, rota la magia que los mantenía unidos. Esto no era un faro que iluminaba, sino las aullantes corrientes de las almas atormentadas de aquellos encerrados por los reyes funerarios.

El torrente de espíritus torturados desde el Arca de las Almas golpeó al terror abismal de Arkhan mientras volaba por encima de la batalla. Arkhan no tuvo en cuenta esta magia, ya que su mente había estado en otro lugar. Acababa de terminar un encantamiento largo y arduo para restaurar una gran parte de su flanco derecho donde el rey Phurthotek y los Carniceros de Bhagar estaban demoliendo todo a su paso. Momentáneamente cegado y su montura lisiada, Arkhan no tuvo más remedio que caer en espiral hacia abajo.

Tres veces durante la batalla había cargado Settra con su carro en lo profundo de la batalla, intentando enfrentarse al vilipendiado liche. Las tres veces Arkhan había visto venir a Settra y, en lugar de enfrentarse al rey, había huido. Sin embargo, esta vez, Settra no sería rechazado. Aplastando con su carro a través de la muchedumbre, el rey crujía sobre el campo sembrado de huesos. Se encontró con un rayo fulminante de poder - pero el Rey de Reyes no iba sin protección contra las artes arcanas. Como si hubiera golpeado una barrera invisible, la magia oscura se dispersó en erupciones inofensivas de humo púrpura antes de que pudiera golpear a Settra. El broche calavera de escarabajo de Usman - Dios del Inframundo - salvó al rey, que se acercó rápidamente hacia el visir de Nagash.

Arkhan el Negro había azotado durante mucho tiempo a Settra - sus distantes maquinaciones y constantes intentos de corromper a los sacerdotes funerarios le habían marcado para la muerte. Sin embargo, Arkhan siempre había escapado. Settra balanceó un golpe en arco con su bendita espada de Ptra. Dejando un rastro de llamas detrás de él, decapitó al terror abismal de Arkhan con un solo tajo. Settra tuvo el tiempo justo para apuntar un serpenteante revés antes de que su carro pasara de largo y obtuvo mucha satisfacción cuando sintió que su filo ardiente se deslizaba sólidamente a través de la caja torácica de Arkhan.

Mientras Settra daba la vuelta para otro pase, un segundo carro de guerra llegó. Este era el Heraldo de Settra, Nekaph, que nunca estaba lejos de su señor. Blandió su mayal de cráneos para acabar con Arkhan, pero el golpe nunca llegó. El Liche oscurecido por las llamas escupió una palabra de poder e hizo un gesto con sus manos nudosas. Nekaph, en el acto de concluir su golpe triunfante, en cambio se paralizó por completo. Mientras Arkhan apretaba los dedos esqueléticos con un sonido como el de ramas rompiéndose, también lo hizo Nekaph colapsándose hacia el interior sobre sí mismo. El cuerpo momificado de Nekaph cayó mientras su espíritu era succionado - arrancado por la magia oscura y echado al viento del olvido.

Al ver su heraldo destruido por la magia negra, Settra rugió de rabia. Bajó su arma de hoja larga como una lanza e intentó destruir al Rey Liche. Los zombis se movieron para interceder, pero Settra simplemente pasó corriendo - nada podría detener su ira en este momento. Sin embargo Arkhan, incluso con sus costillas destrozadas y quemadas, era un maestro en eludir el juicio de este mundo y el siguiente. Una y otra vez había desaparecido de batallas perdidas para que otros pagaran por la derrota. Con un encantamiento precipitado, Arkhan se rodeó de espíritus oscuros, oculto tras un velo de oscuridad.

Settra, sin embargo, no podía ser rechazado. Mientras canalizaba su venganza a través de su arma, la Espada de Ptra brillaba como el propio Dios Sol. Deslizándose a través del manto que rodeaba al liche, lo atrapó antes de que pudiera escapar en su oscura ocultación. Con el ataque del arma sagrada de Settra, un grito de rabia y dolor resonó en el campo de batalla. Y Arkhan se rompió en dos.

Llamados por la desesperación de su amo, un partida de tenuemente luminiscentes necrófagos de la cripta fueron trotando hacia Settra como chacales después de matar a un león. Settra ató las mitades del cuerpo de Arkhan con gruesas cadenas en la parte de atrás de su carro. Entonces, uniéndose a su guardia real, cargaron hacia adelante hacia la partida de bestias brillantes, pulverizandolas bajo sus ruedas antes de conducir de regreso a la ciudad. Detrás de él arrastraba lo que quedaba del visir de Nagash y principal lugarteniente, con los restos destrozados dejando una mancha viscosa en línea hacia las puertas de la ciudad.

Muy por encima de los no muertos en guerra, las nubes negras se desgarraron, revelando cielos de azul profundo. La luz del sol se clavó sobre el campo de batalla mientras los remolinos de nubes se rompían y se dispersaban con una rapidez antinatural. Hasta entonces, el paso del tiempo había sido imposible de cuantificar bajo la cortina negra. Sin embargo, ahora estaba claro, era el amanecer en las horas centrales, y un nuevo día estaba llegando.

Nota: Leer antes de continuar - Un Ritual Diferente

Settra no condujo directamente de vuelta a la batalla después de entregar de los restos de Arkhan el Negro al templo de Usirian. En su lugar, condujo su carro por las avenidas vacías de su ciudad. Los sonidos distantes de batalla mezclados con los ecos de su carro cortaban como una herida a través del estrecho laberinto entre las pirámides funerarias y los templos de enormes columnas. Por encima, el cielo se había despejado, y una vez más el desierto era como un horno bajo la luz solar que lo golpeaba. Settra fue a la tumba de enterramiento del rey Nekesh - con las palabras del sacerdote Khatep demorándose en su mente.

Settra encontró el lugar de honor donde el arma del rey perdido debería haber estado - pero había desaparecido. Un esquema de polvo mostraba donde se había colocado la espada en el estrado. Settra maldijo. Khatep y los sacerdotes siempre le habían defraudado. Lleno de pensamientos inquietantes, Settra condujo de nuevo a las puertas principales y a la batalla. No miró atrás o habría sido testigo del extraño pulso de oscuridad emanando del templo de Usirian o hubiera visto el brillo momentáneo de la Pirámide Negra.

Como Settra pronto descubriría cuando salió de las puertas de la ciudad, la batalla había tomado un nuevo giro. Más enemigos habían llegado a unirse a los masivos enfrentamientos que se extendían a través de la llanura aluvial. Los recién llegados habían viajado por el Río Mortis y desembarcado una corriente sin fin de zombis. Por fin, los vampiros habían llegado.

A pesar de la creciente ira de Mannfred von Carstein, Luthor Harkon había insistido en hacer varias incursiones a lo largo de su viaje por el río. Estas batallas menores no hicieron más que aminorar su velocidad y saquear tumbas. Pero, al fin, la armada se había acercado a la ciudad y Harkon ordenó a sus transportes encallar. Pronto todo buque estaba vaciando sus bodegas, y las olas de zombis fueron arrastrando los pies hacia la batalla que se desencadenaba justo antes de las sombras de las murallas de Khemri.

Con la adición de dos poderosos señores vampiros y muchas decenas de miles de infantería los refuerzos eran muy necesarios, y llegaron justo a tiempo.

Settra

Settra el Imperecedero

La pérdida de Arkhan fue un golpe doloroso para los esbirros de Nagash. La nube de magia de la muerte también había concedido una gran ayuda a los nigromantes, por lo que su desaparición hacía que fuera más difícil para ellos elevar a sus muertos, aunque todavía había una gran cantidad de energía a la deriva en el viento de Shyish.

Para su sorpresa, Dieter Helsnicht se dio cuenta de que ya no necesitaba la ayuda de las nubes negras. Todavía podía manejar las energías malditas como nunca antes. Cientos de muertos vivientes respondían a cada invocación. Algunas veces sentía oponerse a los sacerdotes liche que intentan contrarrestar sus hechizos, pero sus esfuerzos insignificantes no hicieron nada para interrumpir su flujo de fuerza nigromántica. Todo lo que hicieron fue alertar a Helsnicht de su presencia, lo que le permitió localizarlos. Aunque secos, se encontró con que los restos de los sacerdotes funerarios de Nehekhara satisfacían sus ansias. Con cada nuevo consumo, se incrementó su capacidad de ver más allá en los reinos espectrales y su influencia sobre las energías oscuras.

Mientras las prodigiosas hazañas nigrománticas de Helsnicht permitieron que el flanco oriental reemplazara sus pérdidas y se uniera, la Guardia de Nagashizzar casi sin ayuda mantenía el centro intacto. Sin embargo, el flanco occidental de los esbirros de Nagash había estado en gran peligro. Unidos contra las enormes hordas se congregaron los contingentes de los Reyes Funerarios de todas las grandes ciudades. Allí, el Rey Phurthotek había chocado en batalla contra Ulffik Mano Negra, la mano derecha de Krell.

En medio de su Guardia Inmortal, el Rey Phurthotek cargó a través de las tropas de Ulffik. En los flancos de Phurthotek estaban las necroesfinges, los Carniceros de Bhagar. Habían demostrado hasta el momento ser imparables. Se metían a través de las hordas, segando su propio camino a través de fila tras fila de enemigos, con sus poderosas patas con garras pisando a los que evitaban los barridos a modo de guillotina de las espadas afiladas.

A pesar de que no poseía ningún genio para la guerra o las tácticas de su señor, de algún modo era como Krell - Ulffik había nacido para ser guerrero. Levantando la espada de mordiente acero óseo, el Rey Tumulario se preparaba para tapar la creciente brecha en su línea de batalla con él y su Guardia Tumularia - tumularios menores unidos a su propia voluntad inquebrantable.

La batalla se terminó antes de que hubiera comenzado. El Carnicero de Bhagar con cara de calavera fijó su mirada sin ojos sobre el Rey Tumulario, y lo mató de un golpe. La espada de la necroesfinge - más alta que una columna del templo - cortó directamente a través de Ulffik Mano Negra, partiendo al guerrero en dos sin esfuerzo. A la Guardia Tumularia no les fue mejor, sus espadas se rompían contra las estatuas de ébano y piedra. La totalidad del flanco occidental se abrió para el Rey Phurthotek, pero tambien para las legiones de zombis recién llegadas encabezadas por Mannfred von Carstein y el Rey de los Piratas, Luthor Harkon.

Evaluando rápidamente la amenaza más grande, Mannfred envió oscuros proyectiles de magia oscura contra las impotentes necroesfinges.

A pesar de que esos proyectiles malditos podrían haber abatido a todo un regimiento, casi no variaron el estado de las estatuas de guerra. El único daño que sufrieron fue una cierta abrasión en sus corazas de metal y unas pocas grietas que aparecían en sus cuerpos de piedra. Ningún grito de guerra o rugido de rabia fue emitido por los Carniceros de Bhagar, pero forzaron su camino a través de las hordas de zombis, a la búsqueda de la fuente de los proyectiles arcanos.

Era el plan de Mannfred mantener a los zombis tanto tiempo como pudiera entre él y los gigantescos enemigos, usando la magia para romperlos poco a poco. Se dio cuenta rápidamente, viendo la velocidad con la que las necroesfinges estaban arando a través de los cadáveres andantes, que esto simplemente no era una opción. Varios pensamientos pasaron por su mente: en primer lugar, le iba a tomar todo lo que tenía sólo para estabilizar este lado de la batalla, y en segundo lugar, ¿donde demonios estaban Arkhan o Nagash? No hubo más tiempo para la meditación, ya que sus cuchillas destellaron para recibir al primero de los gigantescos carniceros.

Hacia este estancamiento condujo Settra el Imperecedero. Él había alcanzado el primer gran punto de la civilización humana conquistando el mundo conocido. Nada podía mantenerse ante Settra, y sus habilidades para dirigir una batalla sólo habían crecido durante su largo e inmortal reinado. A su lado montaba su recién nombrado heraldo, Nebbetthar, campeón de la Guardia Real y el siguiente en ser tan honrado como para llevar el icono personal del rey. A medida que su carro viajaba a lo largo de los contornos de la línea de batalla, Nebbetthar observó con asombro como su rey maniobraba a sus tropas. Los destellantes pensamientos de Settra eran órdenes que cambiaban legiones; su voluntad era ley.

Settra ordenó a Rakaph tirar hacia atrás sus carros, ya que habían perdido empuje de ataque permitiéndoles desatascarse de la presión del combate. Encontrando un estrecho hueco en el centro del enemigo, Settra envió audazmente a las Legiones Chacal a través de él. Los que luchaban a ambos lados de la brecha estaban encerrados en sus propias luchas y no podían hacer nada para evitar el avance. Después de haber penetrado en las líneas enemigas, las Legiones Chacal, como su nombre indicaba, podían ahora molestar y hostigar al enemigo. Gracias a su ataque de flanqueo, algún progreso por fin melló las filas de la Guardia de Nagashizzar hasta entonces inquebrantable.

Nebbetthar podría ver las ganancias inmediatas del hábil reposicionamiento de tropas de su señor. Poco a poco, inevitablemente, la línea de batalla enemiga comenzó a desmoronarse ante la implacable presión. Con la cubierta de nubes negras despejada, la batalla estaba ahora marcada por el ascenso y la caída del sol. No es que los no muertos se enlentecieran tanto debajo del abrasador calor o bajo la luz teñida de verde de la luna anormalmente grande, Morrslieb. Liberados de las preocupaciones mortales, pelearon una y otra vez - un enfrentamiento sin fin, una sombría y esquelética parodia de las vastas y eternas guerras libradas en el norte, donde el Reino del Caos se desbordaba.

Nota: Leer antes de continuar - Viaje al Inframundo

Con una convulsión violenta, Arkhan emergió del frío olvido y pronto tuvo consciencia de nuevo. Le dolía. No era un dolor del cuerpo, sino del alma. Su espíritu estaba atado a su cáscara rota por sólo el más pelado de hilos. Mientras Arkhan ganaba más conciencia, reconoció dónde estaba - el templo de Usirian, Dios del Inframundo. Su cuerpo mutilado yacía sobre una losa de sarcófago. Ante él había cuatro Sacerdotes Mortuorios, juntando cada uno un abierto frasco hierático con dedos huesudos. Estos eran los que el traidor sacerdote Ankhmare había engañado - con sus almas atrapadas dentro de los frascos, y usadas para alimentar el hechizo que desató el espíritu de Nagash. Eran los efectos residuales de ese ritual los que habían despertado la conciencia de Arkhan.

Arkhan no había estado a favor de este plan, considerándolo demasiado peligroso. Sólo mediante el drenaje de gran parte de su poder podría Nagash atarse a sí mismo dentro de Arkhan. El Gran Nigromante había expulsado gran parte de su propio espíritu en las propias nubes. Esa fuerza había entrado en la Pirámide Negra - una base monolítica construida para atrapar la energía de los vientos de la magia. Sólo si su amo podía acceder a su viejo santuario supremo, sería capaz de recuperar su viejo espíritu al completo - y mucho más.

Hace mucho tiempo, Arkhan recordaba que Nagash había intentado ponerse por encima de los dioses de Nehekhara, exigiendo adoración en lugar de esas deidades mayores. No se repetiría ese medio plan ésta vez, pensó Arkhan cuando intentó tirar con vehemencia de su parte superior para unirla con la cortada mitad inferior. Si Nagash recuperaba sus poderes y absorbía todas las energías recogidas dentro de la Pirámide Negra - los propios dioses antiguos sabrían lo que es el miedo.

A millas de distancia del templo, en las necrópolis y tumbas funerarias de la Khemri en expansión, una extraña persecución estaba ocurriendo. A pesar de sus mejores esfuerzos, Ankhmare se quedaba atrás. Como miembro del Culto Mortuorio, había embalsamado los cadáveres de reyes y sacerdotes durante más de cinco mil años, y había empleado cada pedazo de su arte y conocimiento sobre su propio cuerpo. Había, sin embargo, poco que pudiera hacer contra tal asombrosa edad. Incluso atado por tiras de tela sagrada y ungido con ungüentos benditos, sus momificados miembros eran reacios y su modo de andar titubeante. Como tal Ankhmare se esforzaba por mantener el ritmo de su amo.

La imponente presencia de Nagash llenaba los callejones. No andaba por las callejuelas que cortaban entre las pirámides de los muertos, sino que se deslizaba sobre la superficie adoquinada. En medio de todos los giros y vueltas laberínticas, Ankhmare perdió de vista a su maestro varias veces. Una vez, dio la vuelta a la esquina justo a tiempo para echar un vistazo a la túnica arrastrarse, y en otro momento se vio obligado a seguir el rasgo de Nagash - un frío persistente que desafiaba el calor sofocante del desierto. Sin embargo, incluso si perdía el camino, no importaba. Ankhmare sabía su destino final.

Por fin, Ankhmare surgió de un callejón estrecho. Ante él flotaba Nagash, con sus ropas hechas jirones a la deriva en una brisa inexistente. Por encima del Gran Nigromante surgía la Pirámide Negra - estaban bajo su enorme sombra. Pero Settra no había puesto toda su fe en su muro de constructos de guerra o sus vastos ejércitos sobre las llanuras aluviales. La entrada a la Pirámide Negra estaba vigilado.

En la base del oscuro monolito no merodeaba cualquier esfinge de guerra, sino el Guardián Dorado de Ptra. Su cuerpo parecido a un león estaba labrado en mármol negro, y la armadura del constructo y la estilizada melena eran de oro puro. Brillaba intensamente y destacaba ante la montaña oscura que se elevaba detrás de él. Llendo y viniendo como un enorme felino depredador, la esfinge miraba torvamente, sin apartar ni una sola vez sus ojos huecos de Nagash. La cola de la criatura era como de escorpión, repleta de un aguijón que goteaba veneno. Este azotaba de un lado a otro, como un gato, dando soporte a la ira de la esfinge.

Fue Nagash el que rompió el punto muerto. Incluso desde treinta pasos más atrás, Ankhmare podía sentir el aumento repentino de energías mientras el Gran Nigromante bajaba su bastón. Una ráfaga de viento azotó hacia la esfinge, espirales de arena mezcladas con cráneos fantasmales que aullaban en su seno. La ráfaga que golpeó era un viento de las edades - una maldición que envejecía a aquellos que sentían su maldito aliento, haciéndoles avanzar cientos, si no miles de años en un instante. Hecho de duradero mármol, la esfinge resistió el hechizo y sufrió sólo fracturas minúsculas. Sin embargo los guerreros y la plataforma de hueso sobre su lomo, no fueron tan afortunados, envejeciendo a polvo y arremolinándose en el aire con la racha final.

Con un rugido de desafío, el Guardián Dorado cargó pesadamente hacia adelante - con cada una de sus pisadas enviando vibraciones que sacudían el suelo. Nagash pronunció letanías que convocaron una corriente de espíritus desde el mismo aire, sus formas etéreas se deslizaban para rodear y atacar a la bestia de piedra que se aproximaba. Donde las armas de acero se habrían hecho añicos sobre el cuerpo casi impenetrable de la esfinge de guerra de mármol negro, las espadas espectrales se clavaron profundamente hasta la empuñadura. Embistiendo y mordiendo a los guerreros espectrales que la rodeaban, la esfinge de guerra cargó hacia delante, con sus patas delanteras golpeando con fuerza para aplastar a Nagash.

La forma flotante de Nagash tiró hacia atrás de modo que las enormes garras rasgaron solamente su túnica. De nuevo pronunciando palabras secretas buscó en los vientos de la magia con su mente. Pronunciando otro encantamiento, Nagash desbloqueó un flujo de energía oscura; que envolvió su cuerpo, de modo que emanaba un halo chisporroteante de sombra.

Ankhmare se hubiera sacrificado por su amo voluntariamente si hubiera podido haber hecho cualquier servicio. Sin embargo, sabía que su forma arrugada no podía hacer nada contra la fuerza que poseía la esfinge de guerra. Su propia magia se basaba en atar espíritus y la longevidad de la momificación, y no ofrecía ninguna ayuda a su amo. Así que Ankhmare vio con asombro como los dos poderosos seres se enfrentaban.

El Guardián Dorado de Ptra dio un áspero bramido. Sus mandíbulas con colmillos intentaron atrapar a los guerreros espectrales que lo rodeaban, pero sus esfuerzos fueron inútiles. Distraído como estaba, las grandes garras de la bestia de mármol tampoco lograron acertar a Nagash. Después de que su extremidad abriera un cráter en el camino empedrado, el Gran Nigromante se extendió a sí mismo - con su propia garra huesuda barriendo la piedra. Sólo entonces Ankhmare entendió la energía oscura que rodeaba a Nagash. Su propio tacto estaba lleno de magia mortal, fulminando todo lo que se pusiera a su alcance. A pesar de que su contacto con la esfinge de guerra fue breve, trozos del tamaño de un hombre de mármol se astillaron y fueron cortados. Ahora era el turno del Guardián Dorado de Ptra recular hacia atrás. Pero era demasiado lento, ya que Nagash golpeó hacia adelante, flotando lo suficientemente alto como para plantar su mano abierta contra el ancho pecho de la esfinge de guerra. Con una grieta como un trueno, las placas de blindaje de la bestia se agrietaron, y el mármol debajo de ella se astilló. En esta debilitada grieta Nagash empujó su gran bastón.

Ankhmare se sorprendió al ver al Guardián Dorado de Ptra parado, inmóvil por un momento, como si Nagash y él estuvieran encerrados en un duelo de voluntades. El Gran Nigromante se sacudió, temblando como por un gran esfuerzo. Y entonces, lentamente al principio, la gran estatua comenzó a desmoronarse.

Con una última avalancha en cascada de mármol negro, la esfinge de guerra cayó por completo ruinosa. Incluso antes de que la nube de fragmentos de mármol se asentara, Nagash se deslizaba sobre los escombros. Su forma estaba inclinada y se movía más lenta, pensó Ankhmare, como si hubiera llevado una gran parte de las energías del Gran Nigromante para derribar a su enemigo.

Sin mirar hacia atrás a Ankhmare, Nagash pasó por debajo de la arcada y se fue, desapareciendo dentro de las salas oscuras de la Pirámide Negra.

Nota: Leer antes de continuar - Las Dos Caras de la Muerte

Comenzó como una sola onda de energía palpitante hacia el exterior de la Pirámide Negra, viajando en todas las direcciones. A esto le siguió un fúnebre viento terrible que barrió el campo de batalla. El vendaval azotaba estandartes hechos jirones, arrancaba colgajos de piel envuelta en vendas, y chillaba como un silbido a través de cuencas de los ojos huecas. Sombras corrían por la arena, con su helada negrura desafiando la luz y el calor del sol. La sombra más grande de todas se movía más despacio. Implacablemente, se extendió desde la Pirámide Negra, llenando la inmensa ciudad de Khemri. Cuando alcanzó las enormes puertas de bronce, un pilar de energía oscura se echó hacia arriba desde la cúspide de la pirámide.

Desde fuera de la oscuridad, desde fuera del propio reino de los muertos surgió, y la condenación y la muerte brillaban donde sus ojos deberían haber estado.

Nagash había llegado a la batalla.

Por un breve momento, la batalla se detuvo. Un extraño silencio se apoderó de las llanuras aluviales mientras todos se giraban. Ya estuviera dotado de un alma desde el reino de los espíritus o fuera una cáscara vacía impulsada únicamente por el látigo invisible de su amo nigromántico, todos detuvieron la batalla y por un momento dieron al nuevo Señor de la Muerte lo que le correspondía.

Nebbetthar, campeón de la Guardia Real y recién nombrado Heraldo del Rey Settra, quedó paralizado como los demás. Entonces, como rompiendo las aguas se precipitan para llenar un lecho de un río seco, también él fue inundado con un sólo propósito. Al lado de Nebbetthar, el Rey Settra, con su voluntad tan fuerte como el hierro insensible a la terrible presencia, había roto el hechizo, gritando un solo grito de guerra de desafío. La lealtad de las legiones a su rey era ante todo lo primero, y en toda la llanura aluvial la batalla volvió a empezar en serio.

Para aquellos regimientos cercanos, Settra emitió nuevas órdenes encadenadas. Los arqueros sobre ruedas - las Legiones de la Serpiente Crestada, se les ordenó derribar al monstruo que salía de las puertas. A la orden de Settra, los cielos se oscurecieron con flechas.

Nebbetthar observó como Nagash rugía su descontento, con sus fauces abiertas en una distensión imposible para arrojar un enjambre de insectos. Estas no eran criaturas vivientes, sino cáscaras ennegrecidas, escarabajos con cara de calavera y pinzas cortantes. Descendieron sobre las Legiones de la Serpiente Crestada antes de otra descarga pudiera ser disparada. El enjambre los cubría como una alfombra viviente, reduciéndolos a polvo de huesos antes de pasar al siguiente objetivo.

Era difícil para Nebbetthar mirar directamente a Nagash, porque estaba envuelto en un manto funesto de poder maldito. Algo en esa aura oscura hizo a Nebbetthar recordar una sensación que hacía tiempo que había olvidado - el miedo. Frente a él se encontraba el fin de todas las cosas, y Nebbetthar recordó que el olvido negro les esperaba a todos. No quería acercarse a Nagash, pero su espíritu se endureció de nuevo por su señor, el Rey Settra había ordenado el sonido de los cuernos de guerra. Levantando en alto su tótem de oro. Nebbetthar alineó su carro al lado de su rey. Condujeron hacia las puertas de la ciudad contra el monstruo que estaba delante de ellos.

Sin embargo, hubo otros que alcanzaron a Nagash más rápidamente que las legiones de carros de Settra. El primero en llegar fue un coloso de bronce, con sus grandes pasos transportandolo por encima de legiones y abismo por igual. Mientras el guerrero gigante se abalanzaba sobre Nagash, elevó su gran espada, pero ese golpe nunca caería. De alguna manera, Nagash había traspasado al coloso, confundiendo y quebrando la voluntad de su espíritu animado. Después de largos momentos congelado en medio del golpe, el gigante metálico dio media vuelta con un gemido de bronce retorcido, y se alejó antes de abrirse camino profundamente a través de las filas de las Legiones Halcón de Settra.

Los restos de una legión maltratada, los Lanzas Sable, avanzaron. Cuando salieron de Khemri, contaban con más de quinientos guerreros, aunque sólo alrededor de cincuenta permanecían. Los yelmos de bronce estaban abollados y sus escudos estropeados, sin embargo, respondieron a la llamada de su rey. Marcharon al unísono hacia la figura que flotaba ante las puertas.

En un esfuerzo para resucitar a los guerreros caídos de los Lanzas Sable, un cercano sacerdote liche, Almanrha, trató de aprovechar el rico flujo de los vientos de la magia. Su lectura del rollo sagrado terminó en un estrangular gorjeado, mientras el polvoriento papiro estallaba en llamas. La llamada de Almanrha al Reino de las Almas fue respondida, no por las almas de los guerreros Nehekharianos muertos hace mucho tiempo, sino por Nagash. Era él quien gobernaba el Inframundo ahora.

Arriba y abajo del campo de batalla en expansión llegaron más gritos angustiados mientras todos los sacerdotes funerarios hacían este horrible descubrimiento. Una impenetrable barrera arcana bloqueaba el hechizo de larga tradición que había convocado a los espíritus del Reino de las Almas por más de cinco mil años. Otros conjuros - aquellos que no llamaban al Inframundo - trabajaron con normalidad. Sin embargo, con la capacidad de volver a llamar a las almas denegada, cada legionario o constructo de guerra que caía ya no podía levantarse de nuevo para unirse a ellos. Peor aún, incluso aunque sus propias tropas no perdieran la tediosa batalla de desgaste, los huesos dispersos eran rico forraje para los nigromantes enemigos.

Así fue que los Lanzas Sable sin reforzar bajaron sus lanzas de punta de bronce y se acercaron a Nagash. Una tormenta de cráneos, un torbellino de destrucción giró hacia fuera ante una palabra de Nagash y se estrelló contra las filas que se aproximaban. El torbellino destruyó casi la mitad de los legionarios - con sus huesos esparcidos lejos. Los guerreros restantes, sin embargo, lanceaban a la figura flotante, buscando derribar a Nagash.

Un asesino de dioses podía ser, pero Nagash no era impermeable al daño - no todavía. Un golpe como el trueno con su bastón barrió la primera fila de sus atacantes, pero más pasaron por encima de los caídos y tomaron su lugar. Con tantas lanzas estocándole algunas dieron en el blanco - perforando su armadura. Con el bastón y la espada, Nagash remató a sus agresores.

Los carros de la guardia real de Settra se habían detenido, obligados a abrirse paso a través de las hordas que se interponían. Pero incluso a través de la muchedumbre de zombis, Nebbetthar podía ver ahora que había nada más que media milla de terreno abierto entre ellos y Nagash.

El Gran Nigromante había sido herido, con las aberturas en su armadura goteando un icor poco natural. Nagash ya entonaba, usando sus poderes nigrománticos para reparar los daños causados por los Lanzas Sable. Nebbetthar vio a Nagash intentando restaurarse a sí mismo, y redobló sus ataques en un intento de abrirse camino de los zombis que trepaban por todos los lados. O bien vencían al enemigo que los rodeaba, o algo debía disminuir la velocidad de Nagash.

Como en respuesta a los deseos de Nebbetthar, la arena detrás de Nagash comenzó a hervir. Sin ser visto por el Gran Nigromante, el Príncipe Apophas, el Maldito Señor Escarabajo de Numas, llegó al campo de batalla.

Había sido la maldición del Príncipe Apophas buscar en el mundo un alma que tomara su lugar en el tormento eterno. El trato al que llegó con Usirian, Dios del Inframundo, garantizaba que sólo podría descansar cuando proporcionara un alma que mereciera la tortura eterna tanto como él mismo.

Cabalgando sobre la cresta de una oleada de escarabajos de Khepra, el retornado Príncipe Apophas se levantó del desierto. Subió más y más alto hasta que se montó sobre una ola de negros caparazones retorciéndose que se cernió sobre Nagash. En la cúspide de la ola que se aproximaba estaba Apophas, con su espada radiante, el Destructor de Eternidades, brillando intensamente. Esa espada era una leyenda nehekhariana, pero los que no reconocían la espada, incluso el cadáver más vacío, podía percibir el poder puro y mortal de ese instrumento de muerte.

Demasiado tarde sintió Nagash la muerte inminente que descendía sobre él. El Príncipe Apophas empujó la espada a través de la espalda de Nagash con tal fuerza que brotó de su pecho, con escarabajos derramándose a lo largo de la espada y por la abertura en su armadura. Un aullido de agonía sacudió el campo de batalla mientras el Gran Nigromante era enterrado debajo de una marea en cascada de escarabajos.

Una miríada de pensamientos pasaron por la mente de Apophas mientras golpeaba. Este Nagash era el elegido. ¿No era Nagash de sangre real como él? ¿No había matado a su propio hermano, al igual que el Príncipe Apophas? ¿No compartían el crimen más odiado de regicidio?

La espada podía penetrar el acero y según se decía dañar espíritus de modo que no hubiera posibilidad de escapatoria del Reino de las Almas. Sin embargo en la espada crecía el frío, y Apophas podía sentir su propio brazo congelarse.

A medida que la Destructora de Eternidades comenzaba a desvanecerse, Apophas sintió que poderosas manos tiraban de él cara a cara con Nagash. Por un momento, la gran figura contempló a su cautivo. Apophas sintió el peso de alguna presencia invisible sondeándole, el escrutinio de una voluntad de odio.

El enfriamiento que el Príncipe Apophas había sentido antes ahora parecía filtrarse en su alma. Podía sentir cómo se rompía su cuerpo de escarabajos, desmenuzado en la arena. Un extraño resplandor púrpura apareció alrededor de la mano cada vez más apretada de Nagash, y la agonía aumentó a través de su cuerpo. Antes de que el olvido negro lo alcanzara, el Príncipe Apophas oyó por última vez la risa burlona de Nagash.

Durante un largo rato todo lo que Nebbetthar podía ver eran zombis. Cada corte de khopesh enviaba extremidades vivas mientras los carros reales se abrían camino lentamente. A lo lejos, Nebbetthar había visto al Príncipe Apophas atacar, envolviendo a Nagash en un enjambre de escarabajos. Sin embargo cuando volvió a tener una visión clara, vio que Nagash se había levantado una vez más. La espada que le había empalado había desaparecido. El Gran Nigromante tenía una sola mano sobre la garganta del Príncipe Apophas, levantando al Señor Escarabajo alto mientras que un rastro de escarabajos goteaba hasta el suelo. Parecía como si Nagash se estuviera burlando de su enemigo mientras ahogaba la vida fuera de él, pero Nebbetthar estaba demasiado lejos para oír nada.

Un halo púrpura de poder latió de repente en la mano de Nagash mientras sujetaba alrededor de la garganta al Señor Escarabajo. Con desprecio, Nagash arrojó al Príncipe Apophas bruscamente al suelo, donde explotó en una nube de escarabajos. Por un instante, una masa como una piscina de líquido negro se deslizó a través del desierto antes de que los escarabajos excavaran hacia abajo en la arena y se fueran.

Al lado de Settra, Nebbetthar cortaba y cercenaba un camino a través de los zombis. Con gran esfuerzo habían limpiado por fin el camino para los carros reales librándose de los zombis que los retenían. Una vez que tenían espacio para coger su propio impulso, los carros simplemente continuaban y trituraban los pocos enemigos que permanecían en su camino. Después de haber luchado a través con el sobresaliente Rey, se les unió la Legión Alada, una formación de cincuenta carros. En masa, cargaron retumbando hacia adelante.

Los carros reunidos se estaban acercando rápidamente a Nagash. Nebbetthar sintió la mirada penetrante del Gran Nigromante pasar sobre él - con las cuencas de los ojos huecos penetrando su ser. Nagash había visto la llegada de Settra, había visto la gran procesión de carruajes de guerra que ahora corrían hacia él.

En otros lugares, a lo largo de todo el campo de batalla, el ejército de Nagash fue ganando poco a poco la ventaja, pero no había tropas en las inmediaciones para interceder a su favor. Alcanzando el reino espectral, Nagash convocó un arma poderosa. Hizo un movimiento de barrido con la mano esquelética y una hoz etérea se extendió por todo el campo de batalla. A Nebbetthar le pareció escuchar un silbido mientras una enorme hoja invisible pasaba cerca. Muchos carros y aúrigas fueron segados, haciendo sonar sus huesos en la arena. Los que quedaban corrieron hacia adelante, tratando de derribar a Nagash, para aplastarlo bajo sus ruedas. Detrás de ellos, grandes penachos de polvo se levantaron hacia arriba.

Cuando la pared de carros en movimiento estaba a menos de doscientos cuerpos de caballos esqueléticos de Nagash, el Gran Nigromante desencadenó un rayo fulminante desde fuera de los huecos de sus ojos. Los huesos de los que cargaron con el peso de sus rayos de inmediato comenzaron a ennegrecerse, así que para cuando los carros estaban a cien cuerpos de distancia, los afectados redujeron a un ritmo de marcha - con los esqueletos de la tripulación y los caballos desintegrándose lentamente, cayendo a trozos con cada paso. En el momento que los carros restantes estaban a menos de cincuenta cuerpos, se habían consumido a menos que nada.

Sin embargo Settra seguía conduciendo, con Nebbetthar orgulloso a su lado. Sólo quedaban tres carros de la Guardia Real y algunas docenas de la Legión Alada. Estaban lo suficientemente cerca para oír el canto de palabras de poder de Nagash, con los brazos de los conductores de carros levantados en preparación para lo que vendría después. Manos esqueléticas estallaron a partir de las arenas - arañando, aferrándose a los cascos de los caballos o extendiendo la mano para agarrar las ruedas giratorias de los carros. Al principio, tuvieron poco efecto, salvo alterar el sonido - el silbido de las ruedas que rodaban sobre la arena fue reemplazado por un ruido como si estuvieran conduciendo sobre un campo de huesos, cortando y aplastando extremidades. Los carros más pesados pasaron por encima de este nuevo impedimento, pero los carros más ligeros de la Legión Alada desaceleraron y se perdieron, con las formas que se levantaban del desierto sobrepasándoles.

El carro a la derecha inmediata de Nebbetthar estalló en polvo, pero entonces estaban sobre su enemigo, empujando lanzas y balanceando khopeshes. Nagash se enfrentó a ellos con su bastón y espada. Paró el golpe decapitador de Settra con la Espada de Ptra, el destello de rayos de sol resultante pareció disipar el aura de oscuridad agrupada alrededor del Gran Nigromante. Pero no podía escapar de todos los carros que cargaban. El carro de guerra de Nebbetthar y el último de la Guardia Real se empotraron contra el cuerpo flotante, mientras trataba de deslizarse fuera del camino. La colisión fue terrorífica, con su impacto astillando los carros y enviándolos cayendo sobre la arena.

Levantándolo de la arena donde había sido arrojado, el brazo derecho de Nebbetthar estaba congelado. Se había atrevido a atacar a Nagash. A pesar de que su espada rebotó en la armadura negra de su feroz enemigo, el golpe le había pasado factura. Sus movimientos eran lentos, como si fuera vadeando a través de arena densa, y se esforzó por darse la vuelta. Mirando hacia abajo de su cuerpo, Nebbetthar pudo ver que sus piernas estaban destrozadas, torcidas en nuevos ángulos. Podía ver los restos de su carro, una rueda volcada hacia arriba en el aire seguía girando perezosamente. Su estandarte también había sido desgarrado y yacía en trozos dispersos. Sin embargo, para gran alivio de Nebbetthar, su señor se mantenía luchando.

Solo Settra estaba a las riendas de su carruaje. Estaba conduciendo el Carro de los Dioses de vuelta para otra pasada, con los cuatro corceles tirando con fuerza a través de las arenas. Su presa, Nagash, se había caído al suelo. Se levantaba lentamente, con su túnica ondulando hacia fuera aunque no había viento agitándola. Nagash se apoyó pesadamente en su bastón, como si estuviera cansado o herido. Mientras Nebbetthar se arrastraba, tirando de él a través de las arenas, el Gran Nigromante habló a los cielos, apuntando con su bastón a Settra.

Contra la magia enemiga, el Rey de Nehekhara confiaba en su broche encantado, un amuleto que lo rodeaba con las protecciones de Usirian, Dios del Inframundo. No hizo nada para protegerlo ahora.

Una nube oscura de fuerzas absorbedoras de vida emanaban del bastón de Nagash, envolviendo a Settra y su carro. Los seres vivos habrían sucumbido a esa niebla de la muerte, con su vida drenada. Para los no muertos de Nehekhara, sin embargo, la amenaza era totalmente diferente. Sus cuerpos estaban sin vida, pero era el espíritu lo que era atacado. Bajo la voluntad indomable de Nagash, los caballos esqueléticos fueron despojados del impulso que los animaba y se derrumbaron, astillando su carro. Settra surgió de los restos de la colisión, con la misma voluntad de hierro que el Gran Nigromante. Aunque totalmente inmerso en esa bruma necrótica, su espíritu permanecía firmemente atado a su cuerpo momificado. Levantando en alto la bendita Espada de Ptra, gritó su desafío mientras caminaba hacia el usurpador.

Batalla no muertos ante la piramide negra

Nagash conquista Khemri

Nebbetthar estaba tirando de sí mismo hacia Nagash. El Gran Nigromante se centraba en Settra y no se daba cuenta, empezando ya otro encantamiento. Nebbetthar se dio cuenta de que ni él ni su rey serían capaces de acercarse antes de Nagash completara su hechizo.

Settra era un rey guerrero. El único de los reyes funerarios que tenía conocimientos rudimentarios de los secretos de los sacerdotes funerarios, era en su espada en la que Settra ponía su confianza. Llamó a Nagash para aceptar su desafío, para enfrentar su espada contra el arma del justo Rey de Nehekhara.

En respuesta, Nagash escupió las últimas sílabas de su hechizo y apretó el puño óseo con un fuerte crujido. Settra no estaba a más de diez pasos cuando se detuvo. Con esfuerzo, el rey dio un bandazo hacia adelante, tambaleándose contra una fuerza invisible. Con gran esfuerzo, Settra redujo a la mitad la distancia, y estaba fuera del alcance con su espada cuando fue levantado en el aire. Colgó allí, suspendido como una marioneta rota. Aquellos con visión bruja vieron a criaturas etéreas de sombrío semblante que rodeaban el rostro del Rey de Nehekhara, sosteniéndolo en alto.

La luz de la bendita Espada de Ptra se apagó y cayó a la arena. Los Nehekharianos, sabiendo que su causa estaba perdida, se postraron ante Nagash, el que fuera su conquistador.

Nota: Leer antes de continuar - La Victoria de Nagash

La Batalla de las Puertas de Khemri
Prefacio | El Fin de la Campaña | Contendientes | Batalla | Una Rata en la Ciudad | Un Ritual Diferente | Viaje al Inframundo | Las Dos Caras de la Muerte | La Victoria de Nagash | Tras la Batalla de las Puertas de Khemri | El Renacer de Settra

FuenteEditar

  • The End Times I - Nagash.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.