FANDOM


Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos

Arkhan2

Arkhan el Negro

Cuando Mannfred regresó a los Nueve Demonios, encontró un vasto ejército de muertos reuniéndose alrededor de la Pirámide Negra. Legión tras legión de guerreros esqueléticos permanecía inmóvil bajo sus estandartes - no sólo los fallecidos hijos de Sylvania, sino también las huestes doradas de la destruida Nehekhara. Grupos de necrófagos anidaban en las colinas alrededor del Lago de la Muerte, luchando sobre huesos viejos y adorando a Nagash desde una prudente distancia. Monstruosidades de alas de murciélago acechaban bajo los aleros de los bosques muertos, y los espíritus parpadeaban a través de las aguas de amatista del lago. Sobre todos se elevaban construcciones necrotectas de piedra y metal pulido, esperando pacientemente la orden que los enviaría a toda velocidad a la batalla.

Aquí y allá, los estándares reales de Nehekhara brillaban en la oscuridad, pero no tantos como habían comenzado la larga marcha desde el sur. Demasiados reyes del desierto habían ofendido a Arkhan el Negro - inconscientemente o no - y habían perdido así su derecho a existir. Ofender a Arkhan era ofender a su maestro maldito, y ambos recibían mal los insultos, por decir algo.

Era evidente para Mannfred que Nagash ya había aprendido de su derrota. Fue con cierta inquietud que el Señor de Sylvania llegó a la Pirámide Negra, porque sabía que el fracaso era recompensado con la misma vena generosa que el insulto. Rara vez pasaba un día sin sol en Sylvania, donde el vampiro no maldijera el hecho de que él mismo había hecho posible que Nagash regresara y así enturbiara su existencia.

Como ocurrió, Arkhan, no Nagash, recibió a Mannfred en la sala de oro del trono de la Pirámide Negra. El Gran Nigromante todavía dormía en las profundidades de la estructura, atando la magia de la muerte acumulada en su forma esquelética. El Rey Liche sabía que sólo se podía molestar a su amo por nada más salvo las noticias más apocalípticas.

Así fue como Mannfred relató sus terribles noticias a Arkhan, más que a su amo. El Señor de Sylvania tuvo cuidado de refundar la arrogancia y los errores - y por lo tanto la culpa de la derrota - como pertenecientes únicamente a Luthor Harkon. A él le agradaría mucho haber hecho a Vlad responsable de lo que había ocurrido en Páramo Siniestro. Sin embargo, aún no sabía si su padre había sido asesinado en los Muertos y Enterrados, y no quería arriesgar su historia sobre esa incógnita.

Arkhan escuchó impasible las palabras del Señor de Sylvania, sin darle al otro ninguna pista de sus pensamientos. Sospechaba que el vampiro estaba mintiendo sobre gran parte de lo que había ocurrido en Páramo Siniestro, pero le preocupaba poco. En verdad, ni Arkhan ni Nagash lamentaban excesivamente la posibilidad de un fracaso en el norte - el vampiro había sido despachado mayormente para probar la fuerza de los invasores, aunque no lo comprendiera. Era desafortunado que la batalla también le hubiera costado a Nagash los servicios de Luthor Harkon, pero no tan desesperadamente. El almirante pirata se había traicionado una y otra vez a sí mismo como la carta más débil en la mano de Nagash, y sus servicios eran fácilmente dispensados. Cada uno de los reyes de Nehekhara supervivientes comandados podrían ser iguales a Harkon, y además estaban motivados por el deber, más que por la locura. Arkhan sabía que los Mortarcas de reemplazo serían nombrados de dentro de sus filas cuando Nagash se levantase de su sueño, una nueva hermandad de los muertos a la que dirigir en servicio a su majestad oscura.

El relato de Mannfred sobre la batalla confirmó al menos la magnitud de la invasión. En verdad, una Legión del Censo - no importa cuán grande - no molestaba a Arkhan, no cuando estaba en contra de las fuerzas reunidas a la sombra de la Pirámide Negra. Incluso si otros la seguían después, el Rey Liche confiaba en que podrían ser destruidos sin molestar al Gran Nigromante. Después de todo, los Mortarcas se habían enfrentado a mayores peligros en Nehekhara y, sin embargo, habían salido victoriosos. No era la complacencia lo que guiaba la estrategia de Arkhan, sino una certidumbre sombría e implacable. Sabía absolutamente y detalladamente las capacidades de las fuerzas de Nagash y vio, en el peor de los casos, un punto muerto en las orillas del lago que rodeaba la pirámide.

Sin embargo, Arkhan no era otra cosa si no cauteloso - fuerzas adicionales sólo podrían mejorar las posibilidades de la victoria final. Además, Mannfred había fallado en sus responsabilidades, por muy ambivalente que Nagash se hubiese sentido por su éxito. Tal laxitud requería un castigo, incluso si era solamente uno hecho para humillarlo, más que dejar una marca más durable de fracaso. Así se le permitió a Mannfred demorarse en los Nueve Demonios sólo por el más corto de los tiempos. En pocas horas, volaba hacia el este hacia las montañas, con instrucciones de ofrecerle a Neferata cualquier cosa que quisiera a cambio de su regreso al lado del Gran Nigromante.

Mannfred no estaba muy contento de desempeñar el papel de un mensajero, pero se consoló con el hecho de que la profundidad de su fracaso había sido ocultada de la vista de Nagash. Aun así, el vampiro luchó contra la orden, hasta que Arkhan dejó entrever un mayor conocimiento de los acontecimientos en Páramo Siniestro. No queriendo comprobar el inescrutable farol del liche, y así arriesgarse a la ira de Nagash, Mannfred aceptó al fin.

El Señor de Sylvania no tomó compañeros en el viaje, salvo quizá su floreciente resentimiento. Con cada hora que pasaba, él era menos amo de su propia tierra, y más un sirviente mal usado. Algo tendría que hacerse.

La Neferata que Mannfred encontró en el Pináculo de Plata no era como con la que recordaba haber compartido compañía meses atrás. La legendaria compostura de la Reina de los Misterios no era más que un lejano recuerdo, con sus salvajes gestos y su temperamento siempre cerca del punto de ruptura.

Parte de la razón de esto era inmediatamente evidente. Las una vez lujosas cámaras de su fortaleza habían sido saqueadas durante su larga ausencia, primero por enanos, luego por skaven y por último por goblins. Los invasores más recientes habían estado residiendo a la vuelta de Neferata, y sus cadáveres todavía estaban esparcidos ​​alrededor del lugar, sus cuerpos portaban evidencias de las heridas más terribles. De las baratijas y adornos, los preciosos tesoros de Neferata que había pasado varias vidas acumulando, no quedaba nada: todos habían sido robados o destruidos.

Sin embargo, el golpe más pesado no había caído contra las posesiones de Neferata, sino contra su verdadera pasión: la información. El tumulto que había destrozado el Viejo Mundo desde el regreso de Nagash había arruinado a su red de espías y contactos. Cientos de sus siervas habían perecido durante los alzamientos skaven, o cuando el Caos alcanzó el Imperio. Mannfred sospechaba que muchas habían simplemente abandonado su lealtad a la Reina de los Misterios, eligiendo en su lugar desaparecer bajo la cubierta de la anarquía que se desarrollaba. Nada de esto dijo a Neferata, por supuesto.

Así, para sorpresa de Mannfred, Neferata accedió rápidamente a su petición. La vida que había pasado siglos construyendo se había ido para siempre, y la Reina de los Misterios ansiaba hacer que alguien pagara por la pérdida. Tan rápidamente estuvo de acuerdo que Mannfred no confió inicialmente en la decisión y esperaba recibir una daga de plata en la espalda en el momento en que se volviera. Pero entonces Neferata hizo una petición pequeña, casi trivial, que Mannfred sabía que Arkhan estaría feliz de proporcionar. El trato se hizo, las maltrechas puertas de Pináculo de Plata fueron abiertas una última vez, y la Reina de los Misterios marchó a la guerra.

Nota: Leer antes de continuar - Recompensas a una Reina

Mientras tanto, el ejército de Isabella continuó su marcha por Sylvania, con su camino recto como una flecha hacia la Pirámide Negra. Ella no hizo ningún intento de levantar a los muertos para luchar por su causa - llevando a Arkhan a especular sobre si la condesa seguía siendo capaz de hacerlo - pero ella no quería refuerzos de todos modos. Como Arkhan había anticipado, otras dos Legiones del Censo se unieron al avance, con sus desgarradas filas atraídas hacia el mundo mortal por la plaga que florecía tras los pasos de Isabella.

A Krell se le dio la tarea de frenar el avance de los demonios donde pudiera, y el Rey Tumulario lanzó obedientemente a los más salvajes y bestiales de los habitantes de Sylvania al paso de los demonios. Tales batallas terminaban invariablemente en una matanza unilateral, pero a Arkhan no le importaba. El Rey Liche confiaba poco en los vampiros, y nada en los que eran impulsados ​​por el hambre voraz. Así, ordenó a Krell que utilizara sus vidas descuidadamente. Mejor que murieran tantos varghulfs y vargheists como fuera posible lejos de la pirámide negra, en alguna parte donde su mala disciplina no pondría en peligro un plan de batalla cuidadosamente elaborado.

Sin embargo, aunque las tácticas de Krell pudieran haber sido inútiles, dejaron a la hueste demoníaca maltratada y ensangrentada. El Rey Tumulario no hizo ningún intento de atacar a Isabella directamente. La condesa siempre viajaba en el corazón de la hueste, y no había tenido ningún interés en combatir personalmente desde el sitio de los Muertos y Enterrados. La presencia de Mannfred tal vez la hubiera sacado, pero el Señor de Sylvania estaba a muchas leguas de distancia, y seguramente no se habría arriesgado a una segunda confrontación.

Cuando llegaban las noticias de cada escaramuza, Arkhan se convenció cada vez más de que Isabella era más que un mero líder de los demonios; ella era su ancla. La corrupción de Nurgle se extendía sólo donde ella caminaba, y el agarre de los invasores en el mundo mortal era mucho más fuerte cuando ella estaba cerca. Lo que Nurgle había planificado, Isabella era seguramente la clave, y Arkhan estaba cada vez más convencido de que ella buscaba la entrada a la Pirámide Negra, para reclamar su poder para ella. Este sacrilegio no podía ser permitido. Así, cuando los demonios se acercaron por fin a la Pirámide Negra, expulsando a los necrófagos de sus nidos, Arkhan había dispuesto sus fuerzas con la intención de destruir a Isabella y erradicar la corrupción demoníaca en su origen.

Aunque los cimientos de la Pirámide Negra yacían profundamente en el lago de la magia de la muerte, estaba conectado a la orilla por un istmo estrecho de piedra, los restos de la vieja carretera que conducía a sus puertas. Pocas criaturas - demoníacas, mortales o no muertas - podrían tocar las aguas de amatista del lago y sobrevivir al contacto. El istmo, entonces, sería el único punto de acercamiento de Isabella, y Arkhan trazó sus planes de batalla en consecuencia.

Arkhan era antiguo, sus tácticas estaban fundadas en las batallas formalizadas de los reinos de Nehekhara, y ahora las puso en buen uso. Reunió a los ejércitos de Sylvania en una línea de este a oeste en oposición al avance de los demonios; lo suficientemente ancha como para que sus ejércitos se superpusieran a los enemigos, y lo suficientemente profunda como para soportar su carga. Los arqueros esqueléticos estaban situados entre las torres de la Pirámide Negra, con sus flechas listas para derribar a cualquier demonio que tratara de cruzar el Lago de la Muerte con andrajosas alas. Las legiones de los Reyes Funerarios, con sus erizadas lanzas y enormes constructos estatua, guardaban los lejanos flancos. Sus órdenes eran resistir, rechazar lo que pudieran de la fuerza del enemigo. Arkhan dotó a Mannfred y Neferata el liderazgo de los flancos cercanos. Salvo por Krell, éstos eran sus generales más grandes, y él los deseaba tener cerca de su mano. Pero fue en el centro de la línea de batalla, dispuesta a través del istmo, donde Arkhan colocó su verdadera fuerza. Krell tendría el puente: Krell y la Legión Maldita. No estarían solos.

Ocultos debajo de las aguas arremolinadas del lago había centenares y centenares de Morghasts. Podían mantenerse en la magia de la muerte pura donde otros seres no podían, protegidos como estaban por su herencia divina - por muy corruptos que se hubieran convertido. Los morghasts eran la trampa de Arkhan. Lo único que quedaba ver era si Isabella caería.

El ejército de Isabella tardó en atacar. Se reunía casi perezosamente a lo largo de las colinas del norte, perdiendo tiempo sin preocuparse. Grupo de archivistas tras grupo de archivistas, se arrastraron en una línea de batalla a una legua de la Pirámide Negra. Los estandartes con campanas resonaban melancólicamente al viento, y el bajo zumbido del interminable recuento de los Portadores de Plaga era como un trueno en montañas lejanas. Las filas se separaron mientras los Nurgletes arrastraban los palanquines al frente, para que sus amos pudieran mirar mejor el campo de batalla. Las Grandes Inmundicias se arrastraban por las filas, ofreciendo palabras de aliento que eran tan poco apreciadas como sus chistes maliciosos.

Pasaron las horas, y algunos de los Reyes Funerarios enviaron mensajeros a Arkhan, pidiendo permiso para marchar y atacar. El Rey Liche rechazó cada solicitud. Con el Lago de la Muerte y las almenas de la Pirámide Negra a su espalda, su posición era superior, y una que él no abandonaría. Los estandartes de la hueste demoníaca se hicieron más gruesos sobre las colinas, acompañados de un enjambre de moscas que rivalizaba con las nubes de arriba, y de nuevo los mensajeros buscaron el permiso de Arkhan para hacer una salida. Esta vez, el Rey Liche envió a Krell para entregar su respuesta. Algún tiempo después, el inmortal tumulario trajo a Arkhan la cabeza cortada del Rey Pharak como prueba de un mensaje entregado.

Durante la mayor parte del día, los dos ejércitos se miraron implacablemente el uno al otro a través del valle rocoso con una paciencia que ningún simple mortal podría haber poseído. Entonces, sin ninguna razón que Arkhan pudiera detectar, hubo un clamor discordante de campanas, y los demonios de la plaga marcharon hacia abajo de la ladera.

Las catapultas comenzaron a disparar tan pronto como el ejército del Caos llegó a su alcance, arrojando cráneos llameantes a través del cielo ennegrecido. Gritos desgarradores acompañaban cada andada, pero a los Portadores de Plaga no les importaba. Caminaron en línea recta, sin prestar atención a las bolas de fuego que estallaban entre sus filas, o los cuerpos destrozados de sus camaradas dejados atrás dando espasmos tras el impacto de los misiles. Las flechas siguieron poco después, con los ástiles emplumados serpenteando por los cielos como insectos de mente y propósito singular. Las andadas se hundieron en las apretadas formaciones, perforando profundamente la carne enferma. Agujeros desiguales comenzaron a abrirse en los grupos de archivistas al frente, con los agujeros pronto explotados por las cargas precisamente cronometradas de los jinetes esqueléticos que se extendían lejos delante de las falanges de los no muertos.

Aun así, los demonios llegaron, grupos de archivistas ilesos presionando sin entusiasmo tras aquellos devastados por las flechas y la artillería. Bestias de Nurgle fueron liberadas de cadenas de hierro corroídas por sus cuidadores llevados casi a la distracción por su exuberancia, y comenzaron a saltar a través del campo de batalla, superando fácilmente a los Portadores de Plaga que andaban a trompicones. Los Nurgletes se lanzaron hacia delante con paso rápido. En un momento, un grupo de ácaros de plaga se detenía para pelear por una extremidad cortada o una punta de flecha brillante. En el siguiente, caminaban hacia adelante con todas sus fuerzas, con sus voces agudas gritando de emoción.

Otra descarga de cráneos aullantes dio en el blanco, sus ardientes impactos lanzando cadáveres de demonio hacia el cielo. En respuesta, las Grandes Inmundicias alzaron sus voces, cantando alabanzas a Nurgle en el argot ilegible de las tierras de la plaga. En lo alto, el cielo se agitó cuando el fecundo abuelo respondió a las súplicas de su descendencia. Los meteoros de espumosa materia gangrenosa salieron disparados de las nubes, golpeando la línea de batalla de Arkhan. Los huesos se rompían como ramitas podridas, o se pulverizaban hasta convertirse en polvo; las esfinges doradas y los Ushabti eran aplastados, o disueltos por las secreciones voraces de los misiles.

Las bestias de Nurgle habían alcanzado ahora las falanges de Nehekhara, rebotando con despreocupación sobre las lanzas alzadas, con sus anchas sonrisas dispuestas volviéndose ceños frustrados mientras las puntas de las lanzas se clavaban profundamente. Antes de que las criaturas fueran asesinadas, sus tentáculos aplastaban los escudos de las filas delanteras, esparciendo huesos y armas por todas partes. Las voces secas de los Sacerdotes Funerarios recitaban antiguos encantamientos, y los huesos se unían para luchar de nuevo.

Los Zánganos de Plaga zumbaban por encima, sus jinetes lanzando cabezas de muertos recorridas por el contagio. Los huesos se pudrieron a polvo donde los apergaminados misiles impactaban al objetivo, deshaciéndose más allá de la capacidad de un Sacerdote Funerario de volver a ligarlos. Al oeste de Neferata, el Rey Kantep dirigía a sus fuerzas desde una plataforma dorada en lo alto de una esfinge, hasta que fue golpeado por tres de tales misiles. Sus antiguos huesos y ataduras se desentrañaron en segundos después del golpe. Voces iracundas rompieron el aire cuando el rey pasó a la verdadera muerte, con escupidas maldiciones secas de las bocas de los príncipes de Kantep mientras ordenaban a sus arqueros que hicieran caer a los jinetes de los cielos. Esto lo hicieron obedientemente sus guerreros, con las flechas de punta dorada perforando los caparazones y las pieles cerosas para enviar a los demonios en espiral hacia el suelo. Pero estas flechas se necesitaban urgentemente en otra parte. Cuando los Zánganos de Plaga perecieron, los Portadores de Plaga que avanzaban por debajo de ellos al fin avanzaron hacia las legiones de Kantep.

Neferata vio que las falanges hacia el oeste comenzaban a doblarse, maldijo la estupidez de los Nehekharianos y llevó a la Guardia Lahmiana hacia el flanco izquierdo de los demonios. Debajo de ella, Nagadron rasgaba la carne putrefacta con un gozo voraz, y su señora azotaba y escupía de furia a los Portadores de Plaga. Neferata había aprendido lo suficiente de la caída del Imperio para saber que los seguidores de Nurgle habían sido los arquitectos de su desaparición. Mientras que no se preocupaba por el ganado que había perdido sus miserables vidas entre las ruinas, la Reina de los Misterios deploraba la destrucción sin sentido de las líneas de sangre y las redes de espionaje que ella había formado tan cuidadosamente. Cada golpe que asestaba era un pequeño reembolso por ese esfuerzo desperdiciado, pero la satisfacción que traía era fugaz.

Más al este, Mannfred von Carstein no tenía ningún deseo de entrar en la lucha en persona. Lo último que quería hacer era correr el riesgo de volver a encontrarse con Isabella por segunda vez. En cambio, luchaba sólo a través de sus secuaces muertos vivientes, levantando hordas de esqueletos y arrojándolas irreflexivamente al enemigo. Los sin mente no eran un desafío para los demonios a los que se enfrentaban, pero a Mannfred le importaba poco. Tan cerca del lago de la magia de la muerte, los hechizos del vampiro eran casi imparables, y él podía reponer a sus secuaces con mucha más rapidez de lo que los Portadores de Plaga podrían matarlos.

Las líneas de batalla se tambaleaban y cambiaban mientras la fortuna volátil de la guerra comenzaba a favorecer a un señor de la guerra u otro. En el extremo oriental de la línea de los muertos vivientes, una Gran Inmundicia condujo una súbita oleada de Portadores de Plaga tan profundamente en la línea de los Reyes Funerarios que casi llegaron a las orillas del lago. Entonces, las garras de una Necroesfinge atravesaron la garganta del demonio mayor y el ataque perdió todo su impulso. A medida que el corpulento demonio gorgoteaba en silencio, un ruido de gongs propulsó una falange de Ushabti a un contraataque. Las pesadas cuchillas doradas mataban a los Portadores de Plaga a docenas, entonces pies muertos avanzaban adelante a través de la roca resbaladiza con mollejas enredadas. En el oeste, los Nurgletes pululaban encima de los enormes constructos estatua, deslizándose debajo de las placas acorazadas para coger y levantar el mortero debilitado. Y en el centro, Isabella salió por fin de las filas de su ejército, con un ornamentado cáliz en una mano, una delgada espada en la otra.

Tres Grandes Inmundicias avanzaban junto a la condesa caída, con los Nurgletes chillando y peleando alrededor de sus pies, y los grupos de archivistas de Portadores de Plaga marchando a su paso al lado. Los rostros de los grandes demonios estaban inusualmente serios, el humor habitual de los señores de la plaga mantenidos en suspenso, al menos por el momento. El suyo era un deber sagrado, transmitido por el propio Gran Nurgle: conseguir que la condesa llegase a la Pirámide Negra ilesa.

En cuanto a Isabella, no compartía nada de la actitud sombría de sus acompañantes, sino que avanzaba por el istmo de la manera en que una reina maltratada reclamaba su derecho de nacimiento. Krell envió lobos medio podridos contra ella, pero Isabella convirtió en polvo a las criaturas con un gesto en medio de un salto. Los Engendros del Terror se deslizaron de sus refugios en los flancos de la Pirámide Negra, y cayeron en picado chillando contra la condesa. De inmediato, las Grandes Inmundicias siguieron presionando, protegiendo a Isabella con un muro de su propia carne. Uno tenía la mitad de su caja torácica arrancada por las garras esqueléticas y se desplomaba sin vida hacia delante, pero no antes de que su mayal hubiera aplastado el cráneo de su asesino. Otro recogió un puñado de Nurgletes y los lanzó hacia el cielo. Los ácaros chirriaron de terror momentáneo antes de estallar contra el ala coriácea de un Engendro del Terror en una mancha de fluidos virulentos. La membrana desecada se pudrió en segundos, lanzando al monstruo en una caída de la que nunca se recuperaría. Cayó profundamente en medio de un grupo de archivistas, y las espadas de plaga lo destrozaron antes de que cualquier hechicería pudiera restañar sus heridas. Abandonando a su mortalmente herido guardaespaldas, Isabella siguió presionando, lanzando sus grupos de archivistas sobre las lanzas corroídas de la Legión Maldita.

Desde el punto medio del istmo, Arkhan examinó el campo de batalla con satisfacción. Observó a Krell guiar a la Legión Maldita en su retirada preparada, y preparó la invocación mágica que desataría a los morghasts al acecho. El enemigo era más fuerte y más numeroso de lo que el Rey Liche esperaba, pero sus preparativos le habían servido bien. Toda la fuerza de Isabella estaba comprometida, y la bruja traidora estaba a punto de entrar directamente en su trampa. Con su destrucción, el anclaje de los demonios sería cortado, y la victoria ganada - todo sin despertar a Nagash. Sin embargo, lo que el Rey Liche no sabía, era que un tercer ejército había llegado a la Pirámide Negra.
Clanes de turba
Muy por debajo, un gemido profundo resonó por los antiguos cimientos de Sylvania. Las chispas volaban y silbaban mientras los taladros de disformidad atravesaban la roca viva, acercando a sus portadores skaven a su destino. Decenas de equipos trabajaban a través de tres perforaciones separadas, tres túneles que llevarían al ejército de hombres rata arriba bajo el Lago de la Muerte directamente a las entrañas de la Pirámide Negra de Nagash.

La expedición había comenzado hacía muchas semanas, y con cientos más de máquinas excavadoras, pero el acercamiento había sido traicionero. Los cambios tectónicos que habían creado el lago habían hecho que el conocimiento de los skaven de esa parte de Sylvania fuese inexacto. Cada quejido y silbido de un taladro se arriesgaba a inundar los túneles con la hirviente magia de la muerte, como cientos de los excavadores habían aprendido - brevemente - a su costa. Incluso ahora, con el tiempo acabándose, el jefe de la expedición, Ikit Claw, esperaba lejos de los pozos de exploración, y había ordenado que sus tuneladores tallaran diques y cámaras de desbordamiento a medida que avanzaban. De esta manera, el Ingeniero Brujo esperaba que los accidentes no reclamaran la vida del grupo de asalto que los seguía muy de cerca. Más importante aún, esperaba que no reclamara su vida.

Los Señores de las Alimañas le habían dado a Ikit Claw su misión mucho antes de que Isabella von Carstein pusiera los pies en Sylvania. El brujo no había querido aceptar el cargo, había hecho todo lo posible para evitar salir de la seguridad de sus talleres, pero ahora le llenaba de orgullo el trabajo. Las tuneladoras de disformidad y las máquinas excavadoras eran los propios diseños de Claw, y dudaba que otro pudiera haber proporcionado las herramientas necesarias, o hecho un progreso tan oportuno.

El túnel de delante brilló de repente con una luz violeta, con los breves gritos de pánico de un moribundo equipo de túneles resonando a lo largo de las paredes. Claw se apartó a un lado mientras un derramamiento de la magia de la muerte burbujeaba pasando de largo de él hacia un desbordamiento. El Ingeniero Brujo Jefe comprobó su ruidoso reloj. Le había impresionado que no llegara ni demasiado tarde, ni demasiado pronto, pero el tiempo importaba poco si sus huesos eran desnudados por una inundación de magia pura.

Mientras tanto, en una cámara oscura más cercana a Ikit Claw de lo que se daba cuenta, Nagash despertó de su sueño. Podía sentir el Ejército de la Plaga sobre las orillas del lago, podía sentir el poder del Caos anclado con los huesos no muertos de Isabella. Siseando con frustración ante la perturbación de sus planes, el Gran Nigromante se levantó de su tumba y se preparó para unirse a la batalla por la Pirámide Negra.

Asedio de la Pirámide Negra
Prefacio | Recompensas a una Reina | Contendientes | Batalla | Muerte Ignorante | Tras el Asedio de la Pirámide Negra

Fuente Editar

  • The End Times V - Archaón
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.