FANDOM


Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos

Krell asedio piramide negra

Krell lidera la resistencia en el istmo

La batalla comenzó en serio cuando los grupos de archivistas del Ejército de la Plaga se habían abierto camino hasta la mitad del istmo. Krell lanzó un siseo sin palabras, más la exhalación de un espíritu que se alejaba que una orden identificable, y la trampa saltó.

Con un bramido tan profundo como las raíces de las montañas, los morghast emergieron del Lago de la Muerte. La magia fluía de sus alas, con la luz violeta proyectando sombras invertidas en la oscuridad. Las almas que se lamentaban crepitaban y se retorcían alrededor de las armas de los morghasts, víctimas de antaño atadas al destino y a la voluntad de sus asesinos. Arkhan observó cómo el ejército se lanzaba a la lucha y sintió un raro momento de satisfacción. Los invasores habían experimentado mucho éxito en las semanas que llevaban a este punto. Era hora de que finalmente pagaran el precio de desafiar a Nagash.

La vanguardia de los demonios - un vasto grupo de archivistas Portadores de Plaga - fue la primera en sufrir la carga de los morghast. Sin retrasarse, los heraldos alados golpearon a los demonios desde ambos lados. Armas envueltas en almas rasgaban a través de la piel flácida y el músculo podrido, derramando extremidades y entrañas en un desorden enfermizo sobre la piedra. Los Portadores de Plaga reaccionaron con lentitud, volviéndose para enfrentar la amenaza en sus flancos, pero esos flancos se estaban desintegrando rápidamente bajo una embestida implacable. En el momento en que los cuernos de la Legión Maldita sonaron, con sus lanzas barrocas sumándose a la matanza, el grupo de archivistas no era nada más que una pila de cuerpos apestosos y desmembrados.

Sin un momento de vacilación, los morghast se abalanzaron de nuevo. Esta vez, las legiones se dividieron, con cada grupo de Heraldos y Archai buscando su propio objetivo entre la segunda línea de los demonios. Sus órdenes, impuestas por la voluntad silenciosa de Krell, eran sencillas: despejar el camino hacia lo que había sido Isabella von Carstein, para que la Legión Maldita pudiera acabar con ella.

Para Krell, una cosa era tener ese plan. Sin embargo, otra cosa completamente distinta era que los demonios permitieran su consumación. La entusiasta voz de Scrofulox sonó a través del istmo, gritando a sus secuaces para contrarrestar el ataque de los morghast. Los Zánganos de Plaga se agolpaban para bloquear a los Heraldos que se aproximaban. La primera oleada pereció, cortada en pedazos por los temibles golpes de los morghast, pero la segunda los ralentizó y la tercera paró completamente su avance. Fragmentos de hueso y fragmentos de carapazón demoníaco llovían de los cielos mientras los oponentes alados viraban y se lanzaban en picado. Los demonios eran más numerosos que sus enemigos, pero los morghast eran más fuertes y más ágiles al volar.

En el istmo de abajo, los Portadores de Plaga seguían adaptándose a las circunstancias alteradas. No ayudó que varios Nurgletes - que poseían una habilidad insospechada para imitar el tono estentóreo de Scrofulox y una completa falta de preocupación por el resultado de la batalla - habían comenzado a emitir órdenes confusas y a menudo contradictorias. No tardó mucho en que los heraldos del ejército tomaran el control y aplastaran a los infractores, pero incluso eso era demasiado tarde. Por lo tanto, los grupos de archivistas que deberían haber estado formados y listos todavía estaban desordenados cuando la Legión Maldita los golpeó. Barrocas espadas malditas atravesaron profundamente la carne demoníaca, y muchos más Portadores de Plaga se unieron a las filas de los desterrados.

A medida que los morghast comenzaban a prevalecer en la batalla por los cielos, las Bestias de Nurgle se unieron a la lucha. Golpearon a la guardia de los túmulos de la Legión Maldita como rebotantes arietes babeantes, sus viles escupitajos royendo la armadura y el hueso y sus tentáculos agitándose con deleite. Docenas de tumularios fueron arrojados al suelo, o sus cráneos se alejaron de sus hombros por la caricia juguetona de un tentáculo.

Tres de las bestias vieron el estandarte negro de la legión moviéndose en la oscuridad. Decidiendo que el trapo antiguo tenía todos los ingredientes de un juguete excelente, se dirigieron con alegría hacia él, con la desagradable boca salivando de anticipación. Fue raro que los demonios hubieran visto a la mayoría de las docenas de tumularios que pisoteaban, tan fija estaba su atención en su dudoso premio.

De los guerreros no muertos agrupados alrededor del estandarte de la legión, sólo Krell se mantuvo firme. Cuando una bestia rebotó hacia él, el Mortarca de la Desesperación afianzó sus piernas y se preparó para el impacto. La hombrera de la armadura de Krell se estrelló en la tripa espaciosa de la criatura, haciendo que el demonio retrocediera, con una expresión de perplejidad en su cara babeante. La confusión no duró mucho. Las manos enguantadas de Krell se movieron sobre el mango del Hacha Negra, y el encantado filo se movió para cortar la cabeza carnosa de la bestia. Los otros dos demonios, sobresaltados de su juguetona carrera por el fallecimiento de su compañero, burbujearon enojados y cargaron hacia Krell. Pero el Hacha Negra seguía en movimiento. Giró alrededor en un arco brutal para cortar como una guadaña a través de ambas bestias, dejándolas dando espasmos en el suelo. Ignorando el denso icor que salpicaba su armadura, Krell dio un pequeño - casi imperceptible cabeceo, y condujo a la Legión Maldita hacia su objetivo.

Hacia el extremo sur del istmo, Arkhan estaba lejos de estar complacido por los acontecimientos. Había contado con que los morghast se apoderaran de los cielos, pero los demonios habían demostrado ser sorprendentemente resistentes. Silbando de irritación, el Rey Liche extendió los brazos ampliamente para alcanzar, no los vientos de magia, sino la esencia mágica pura del Lago de la Muerte. Llegó a su orden, hirviendo hacia el cielo a cada lado del istmo y cristalizándose en fragmentos de amatista. Hubo un trueno cuando Arkhan juntó sus manos, y una súbita llamarada de luz mientras los fragmentos azotaban a través del acercamiento a la pirámide.

Los Zánganos de Plaga se desintegraron en un instante, destrozados por la brujería de Arkhan. Los Portadores de Plaga que se encontraban directamente por debajo de ellos apenas les fue mejor, ya que sólo los protegidos por los cadáveres de sus camaradas sobrevivieron al bombardeo. Los Nurgletes gorgotearon y cayeron al suelo, con los vientres y los cráneos cortados por los fragmentos. Las bestias gimieron y se derrumbaron. Sólo Isabella salió ilesa, y eso sólo porque Scrofulox la había agarrado en el momento de la manifestación del hechizo, y la había presionado profundamente dentro de los pliegues coriáceos de su panza. La Gran Inmundicia había sufrido por su sacrificio, con su piel rasgada por los fragmentos. Sin embargo, Isabella no tenía palabras de agradecimiento, sólo una expresión congelada de repugnancia y una palidez de alguna manera más pálida de lo que era normal.

Pero Arkhan aún no había terminado. Con las almas cautivas de la magia de la muerte gimiendo a su alrededor, el Rey Liche pronunció un segundo gran encantamiento sobre los talones del primero. A través del istmo, los huesos agrietados y arruinados de los caídos muertos volvieron una vez más a la vida. La magia fluyó a través de morghast, esqueletos y tumularios, volviendo a unir sus cuerpos rotos e inocular a los no dañados con renovado vigor.

Mientras su hechizo llegaba a su fin, Arkhan envió su mente hacia el este y el oeste más allá del istmo, buscando noticias. Lo que el Rey Liche vio le complació gratamente. En sus flancos inmediatos, Mannfred y Neferata estaban rechazando a los invasores con toda la emitida frustración bajo su mando. Más lejos aún, incluso los Reyes Funerarios estaban resistiendo. Arkhan había tenido pocas expectativas con respecto a los reyes de Nehekhara. Nagash había matado desde hacía mucho tiempo a los más listos de entre ellos, dejando lo que el Rey Liche consideraba - no completamente injustificado - como tontos congénitos. Sólo Khalida, de la difunta Lybaras, era considerada como algo que se acercaba a un igual. El resto no había ganado nada más que el desprecio de Arkhan, aunque luchaban bastante bien. Volviendo su atención a su propia batalla, Arkhan alzó los brazos hacia el cielo una vez más, y condujo a los muertos reformados a aplastar a los demonios que quedaban.

La batalla podría haber terminado allí y ahora. No importaba cuanto arengaran a sus secuaces Scrofulox e Isabella, simplemente había demasiados muertos vivientes. Los morghast, liberados de su lucha en los cielos, volaron libremente por el campo de batalla, haciendo presa sobre los Portadores de Plaga todavía recuperándose del ataque mágico de Arkhan. Las espadas de plaga y los gongs corroídos chocaban contra la roca cuando sus portadores eran hechos pedazos, y el olor de la carne destrozada y en descomposición pendía en el aire.

Tal vez fue el hedor lo que atrajo la atención errante de Nurgle. O tal vez el Padre de la Plaga que había visto el progreso de Isabella desde el principio, determinó que el fracaso de los Glottkin no sería repetido por su nuevo emisario. Quizás Nurgle estaba simplemente aburrido, con su ojo vagando entre sus pasatiempos eternos de concocción y libación. En cualquier caso, la mirada del Padre de la Plaga estaba sobre la Pirámide Negra en ese momento, y decidió entregar sus regalos a los que luchaban debajo. Apoyándose fuertemente contra su caldero, Nurgle dejó caer la olla picada y oxidada de costado, derramando el contenido a través de las grietas en la realidad sobre el mundo mortal.

Para Isabella y Scrofulox, el regalo de Nurgle fue más que bienvenido, si no completamente agradable. Una lluvia gruesa y grasienta cayó de los cielos, sus aguas viscosas se agruparon donde los demonios habían sufrido sus mayores pérdidas. Los demonios que luchaban entre esas aguas seguían intactos, pero los no muertos eran arrastrados bajo la superficie por manos invisibles a través de la oscuridad. Cuando los no muertos fueron obligados a retroceder, el caldo enfermizo borboteó. Portadores de Plaga surgieron desde las profundidades, con los heridos y los muertos de la lucha devueltos a la vida por el benigno elixir de su dios. Para Arkhan y Krell, el regalo de Nurgle era un amargo recordatorio de que no había artificio mortal que los dioses no pudieran igualar.

Al sentir que la batalla se alejaba de él, Krell redobló sus ya prodigiosos esfuerzos. El Rey Tumulario cargó a través de las espumosas piscinas de limo, ignorando las manos gangrenosas que se aferraban a sus grebas, e ignorando los ataques de espadas de plaga que golpeaban su armadura. El Hacha Negra era un borrón mientras se abría camino y giraba, el punto final de cada movimiento acababa simultáneamente con la muerte de un Portador de Plaga. Detrás de Krell llegó la infantería de la Legión Maldita, atados a su voluntad como lo habían estado durante largos siglos. A pesar de que sus pérdidas se elevaban a cada paso, los esqueletos y tumularios seguían avanzando hasta el enemigo, apuñalando y empujando a medida que avanzaban.

Desde su punto de vista, Arkhan vio a Scrofulox intimidar a los más cercanos Portadores de Plaga en una apariencia de línea de batalla. Los lentos demonios eran blancos fáciles para los golpes atroces de Krell, y el liche consideró que la mayoría todavía estaban desorientados por su resurrección reciente. Aun así, la intervención de Nurgle había cambiado masivamente el rumbo de la batalla, y las probabilidades que enfrentaba la Legión Maldita eran enormes. Descartando rápidamente como opción la indignidad de solicitar ayuda de Mannfred o Neferata, Arkhan tomó el otro único curso abierto para él. Convocando a los morghast a su lado, el Rey Liche instó a su montura, Razarak, a los cielos, y voló para unir su poder a Krell.

Mientras viajaba, Arkhan miró el istmo con disgusto. Debajo de él, la batalla se había convertido en una melee, un lío desordenado que era profundamente ofensivo para la mente del Rey Liche. Grupos de Portadores de Plaga se habían abierto camino entre la línea de la Legión Maldita, estropeando el cuidado orden de batalla que Arkhan había decretado. Al oeste, los caballeros de la Legión Maldita estaban atascados en medio de un enjambre ardiente de Nurgletes. Por cada uno de los ácaros que eran asesinados, otra media docena llegaba cacareando y riendo a la lucha. Se necesitaban seis o siete Nurgletes para tirar a un tumulario de su corcel, y costaba la vida del mismo número de diminutos demonios en el intento, pero los Nurgletes nunca se aburrían con el juego. Al este, los Zánganos de Plaga acosaban el flanco derecho del avance de Krell. Las abultadas moscas demoníacas zumbaban al acercarse, esquivando los lanzazos y los golpes de espada que había en su camino. Luego, agarrando a las víctimas, subían por encima de la niebla, antes de lanzar los cadáveres hacia las aguas etéreas del Lago de la Muerte.

Así, el avance de Krell dejaba un reguero de restos de esqueletos rotos. Arkhan utilizó el Lago de la Muerte para restaurar estos huesos dispersos, formándolos en regimientos desarticulados y harapientos que podrían seguir tras Krell. El liche estaba disgustado por encontrarse unido al desorden de la batalla, pero odiaba aún más la posibilidad de fracaso. Justo cuando ese pensamiento desagradable amenazaba con ahogar la mente de Arkhan, una nube de Furias y Zánganos de Plaga se reunieron en el cielo ante él. El Rey Liche no dudó. Pensar en el disgusto de Nagash era un estímulo doloroso, y empujaba a Arkhan hacia adelante contra el gruñido enjambre zumbante, con proyectiles fuego de amatista ardiendo de su bastón.

Muy por debajo, Krell se acercó por fin a su objetivo. Los Portadores de Plaga que habían estado en su trayectoria eran ahora los despojos abatidos, con su hacha empapada en icor. Scrofulox era ahora todo lo que se extendía entre el tumulario y Isabella, pero la visión de la enorme masa que se acercaba del demonio no le proporcionó ni un momento de pausa.

Los cráneos que pendían del mayal de la Gran Inmundicia cacarearon mientras se precipitaban por el aire. El golpe tenía como objetivo tomar el propio cráneo de Krell. Sin embargo, el tumulario había esperado el golpe, y levantó su propia arma para encontrarse con él. Un chirrido apagado sonó cuando el filo del Hacha Negra penetró profundamente en la corroída cadena del mayal, cortando los eslabones y enviando los cráneos girando hacia las filas de la Legión Maldita. Pero Scrofulox no había depositado su fe solo en el golpe. Las cadenas apenas se habían partido cuando la enorme espada de plaga del demonio se estrelló contra el expuesto lado izquierdo de Krell, doblando placas de armadura y haciendo polvo tres costillas.

Krell se tambaleó contra un grupo de archivistas Portadores de Plaga, con sus huesos astillándose en la cara interior de su armadura. Sus espadas de plaga golpearon y cortaron la armadura del tumulario mientras los demonios buscaban una debilidad quizás expuesta por el golpe de Scrofulox. Antes de que pudieran encontrar una, la Legión Maldita presionó detrás de su señor, rechazando a los demonios el tiempo suficiente para que Krell recuperara el equilibrio. Scrofulox estaba muy cerca, sorprendentemente rápido y ya balanceaba su espada para acabar con el impertinente Rey Tumulario.

Esta vez, Krell no hizo ningún intento de bloquear el golpe de la Gran Inmundicia. Simplemente se agachó bajo el arco de la pesada lámina, luego se levantó, con el hacha golpeando por debajo del brazo hacia el vientre del demonio. Scrofulox era más pesado que el tumulario, y no tenía oportunidad de esquivar. La hoja de ébano cortó profundamente en los pliegues llenos de ampollas y manchas del intestino del demonio, derramando órganos enfermos y un terrible hedor. Scrofulox rugió, más por humillado que por dolor, y azotó por segunda vez. Una vez más, Krell se agachó ante el torpe golpe, y enterró un segundo golpe en el estómago del demonio.

Sin embargo, esta vez, el Hacha Negra se clavó profundamente en la carne succionadora de Scrofulox. No importaba cuanto tirara el rey tumulario de la empuñadura del arma, no podía liberarla. Entonces, el demonio mayor azotó con un puño carnoso, y Krell fue lanzado lejos, con su hacha aún incrustada en el cuerpo del otro. Isabella, viendo el duelo por detrás de la masa corpulenta de Scrofulox, aplaudió una vez y se rió de la situación de Krell, su diversión sólo crecía a medida que los fuegos bruja del tumulario brillaban de rabia.

Una vez más, la Legión Maldita presionó hacia el lado de Krell, esta vez manteniendo a Scrofulox a raya con su prensa de espadas. Isabella, sin embargo, ya no estaba preparada para quedarse ociosa. Avanzando rápidamente, rasgó la tapa de su cáliz y mantuvo el vaso dorado en alto. De inmediato, el vil fluido de dentro empezó a burbujear y a agitarse, dando a luz una espesa y densa nube de esporas cuyos pliegues verdosos corrían hacia el sur a través de la Legión Maldita. Donde las esporas se asentaban, la armadura y el hueso se desmoronaba, consumidos por las bacterias hambrientas dentro de la nube. En cuestión de segundos, la primera fila de la Legión Maldita no era más que un estropicio licuado, y aún así las esporas continuaban hacia el sur, trayendo el mismo destino a los esqueletos que marchaban detrás.

Protegido como estaba por magias más fuertes, Krell soportó las esporas, pero ni siquiera salió ileso de la nube. Lo que quedaba de su armadura era poco más que una masa oxidada, y su lado derecho entero estaba picado de viruela y empapado con fluido verde que rezumaba. Sin embargo, el tumulario no cayó, y se lanzó hacia donde su hacha todavía estaba enterrada en el estómago de Scrofulox. Por desgracia para Krell, cada paso era sólo un tropiezo, y la Gran Inmundicia tuvo poca dificultad en alcanzar los huesos en descomposición del tumulario. Levantando en alto a Krell por las espinillas, el demonio lo miró por un momento, observando cómo los minúsculos niños de Nurgle se daban un festín. Entonces, con una risa en auge rápidamente silenciada, Scrofulox bajó el cadáver desintegrado de Krell a su boca podrida y se tragó al Mortarca de la Desesperación entero. Los Portadores de Plaga se lanzaron sobre la arruinada Legión Maldita, con la risa estridente de Isabella resonando sobre ellos.

Fue entonces cuando Arkhan golpeó. El Mortarca de Sacramento cayó en picado de los cielos, con Morghast de alas andrajosas tras él. Los Zánganos de Plaga supervivientes corrieron tras ellos, el aire rezumó con su resentimiento, pero los demonios eran demasiado lentos. Los Morghast barrieron a los Portadores de Plaga, con las espadas espirituales rastrillando grupos de archivistas desde arriba. Los Morghast Archai convergieron sobre Scrofulox que, todavía se sentía pesado con una comida que le estaba sentando mal, se esforzó en vano para tirarlos de los cielos. En cuanto a Arkhan, fue directo hacia Isabella, cayendo de los cielos como un cometa de amatista.

Atrapada por sorpresa, Isabella levantó los brazos, instintivamente protegiéndose del ataque de Arkhan, pero las llamas llegaron de todos modos. Su carne y sus cabellos se prendieron, ardiendo y ennegreciéndose mientras los fuegos se asentaban. La risa se convirtió en gritos, con carne chamuscada en el viento, y finalmente Isabella pronunció el contrahechizo. Al instante, las llamas murieron, apagadas como una vela al toque de queda, dejando a la condesa como un trozo quemado de carne retorcida que, en algunos lugares, aún resplandecía con un rojo enojado. Sin embargo, Isabella todavía estaba de pie, con el cáliz de oro brillando en una mano negra como la ceniza y ojos hundidos mirando con odio mientras el Rey Liche se posaba ante ella. Arkhan vio un pequeño reto en la ceniza grotesca que estaba delante de él. Los mismos fuegos que habían devastado a Isabella también habían reparado sus pequeñas heridas, drenando su esencia para fortalecer la suya.

Sin embargo, era cauteloso. La temeridad ya no estaba en la naturaleza de Arkhan más que la compasión, y el Rey Liche se cuidó de protegerse antes de acercarse más. Las piedras de la Pirámide Negra estaban unidas con fragmentos de almas torturadas tanto como mortero, y el Rey Liche liberaba ahora a muchas de ellas, forjándose un escudo de espíritus mientras se abalanzaba sobre su enemigo.

Incluso ahora, Isabella era más rápida de lo que parecía. Mientras los ejércitos luchaban a su alrededor, la condesa soltó su cáliz y saltó hacia Arkhan. Fragmentos de su carne ennegrecida cayeron mientras se movía, pero éstos no fueron atendidos. Todo lo que concernía a Isabella era que su toque maldito cayera sobre Arkhan. Estaba muy cerca del fracaso y no se atrevía a pagar el precio que seguiría. Continuó adelante, ignorando el dolor de sus heridas, saltando por encima de la cabeza de Razarak. Aterrizó pesadamente, con ambos pies balanceándose precariamente sobre la espina dorsal del Horror Abismal. La espada de Arkhan voló, arrancada de su mano por la esbelta cuchilla de la condesa, y entonces Isabella agarró la garganta del Rey Liche con su mano libre.

Arkhan asedio piramide negra

Arkhan se une a la batalla en el centro del istmo

Arkhan sintió que los espíritus de su escudo gritaban lamentándose mientras la maldición de Isabella los consumía. No le importaba su desaparición, por supuesto, salvo por el desafortunado hecho de que probablemente también anunciara la suya. De nuevo envió su fuego bruja a través del cuerpo de la condesa, y otra vez ardió como una antorcha. Pero Arkhan notaba que su escudo de almas cedía ante la maldición de Isabella, y se vio obligado a desplegar sus esfuerzos para reforzarlo. Isabella sintió como el flujo de magia del liche cambiaba. Dejando a un lado su espada, cerró la mano junto a la otra, apretada sobre la garganta de Arkhan. La maldición laceró al liche con más ferocidad que nunca. En su desesperación, utilizó las magias que sostenían a su ejército, socavando las energías de los morghast para evitar el olvido. El liche sintió desvanecer el asalto de la maldición, rechazado por las magias que había robado.

Fue entonces cuando Isabella cambió de táctica. Aunque no había hecho ningún intento de empuñarlas, no había olvidado las magias de su vida anterior. Ahora, con la concentración de Arkhan fija únicamente en la maldición, invocó el mismo fuego bruja con que el liche la había asaltado, y lo dirigió a su enemigo.

Las llamas de la carne de Isabella fluían por sus brazos hacia el liche, extinguiendo los fuegos bruja de su cráneo y prendiendo sus pesadas ropas. Al mismo tiempo, la piel ennegrecida de la condesa se curó, restaurada a su brillo de alabastro mientras el fuego bruja quemaba a Arkhan de dentro hacia afuera. Isabella se detuvo un momento más, con la risa surgiendo de nuevo de su garganta. Luego se inclinó a través de las llamas, besó la frente del cráneo desnudo del liche y se alejó.

Arkhan permaneció en la silla de Razarak un momento más, buscando desesperadamente un modo de consolidar su poder menguante, pero estaba demasiado débil. Los huesos ennegrecidos y sin vida del Rey Liche golpearon el suelo sólo un latido de corazón después que Isabella.

¡SUFICIENTE!

La voz era oscura y majestuosa, cada pesadilla y horror infundido en una sola palabra. Nagash había salido por fin de la Pirámide Negra, y el campo de batalla se detuvo. Incluso los demonios quedaron momentáneamente intimidados cuando la amenazadora sombra de negro y hueso emergió de la puerta colosal de la pirámide y barrió el istmo. El progreso del Gran Nigromante era lento, casi sereno, pero absolutamente implacable, e inevitable como la noche siguiendo al día.
Nagash asedio piramide negra-0

La aparición de Nagash destruye todo a su paso

Donde Nagash se movía, chispas de amatista llameaban a través de la roca, imbuyendo a sus subalternos caídos con una nueva vida y un nuevo objetivo. Sin embargo, un grupo de archivistas Zánganos de Plaga, fueron los primeros en recuperarse, y cargaron zumbando con furia para enfrentarse Nagash. Ni siquiera se acercaron tanto como la longitud de una espada. Los ojos del Gran Nigromante ardieron de un color brillante verde, y proyectiles marchitadores surgieron hacia delante, reduciendo a los demonios a polvo. Otros Portadores de Plaga siguieron el ejemplo de sus compañeros, y sufrieron el mismo destino. Todos los que caían bajo la sombra colérica recibían la furia de la magia de Nagash desatada contra ellos. Arremolinados vórtices barrieron a través del istmo, dejando estatuas de cristal tras ellos. Fuego amatista y zarcillos retorcidos de energía violeta barrieron la calzada, quemando a los demonios a ceniza, o aplastándolos a pulpa.

Así fue que antes de que el Gran Nigromante hubiera pasado a mitad de camino a lo largo del istmo, la mayor parte de los demonios supervivientes habían decidido seguir la batalla contra sus subalternos, golpeando con la creencia consagrada de que algunas cargas eran la responsabilidad de generales y dioses, no meros soldados de infantería. Así, con los obstáculos destrozados o retirados de su camino, el Gran Nigromante pronto encumbró a la advenediza condesa que lo había forzado a abandonar sus sueños.

Isabella estuvo de pie en silencio mientras Nagash se acercaba, con su espada y cáliz una vez más listos en sus manos. Razarak gruñó y se removió inquieto, prohibido de atacar por la voluntad de Nagash. Si la condesa sentía cualquier miedo, no lo mostró, pero estuvo de pie orgullosa y erguida mientras el Gran Nigromante se acercaba. Scrofulox, ya lamentando el impulso que lo había conducido a tragarse a Krell, se apartó bastante rápido del camino de Nagash. Sus órdenes habían sido proteger a Isabella hasta que el impostor Dios de los Muertos apareciera. Su deber estaba hecho, y él no tenía ningún deseo de fallecer en lugar de la condesa ahora que Nagash había surgido.

Nota: Leer antes de continuar - Muerte Ignorante

Por casualidad más que por tenerlo planeado, los equipos de perforación de Ikit Claw habían perforado los cimientos de la Pirámide Negra en el momento en que los huesos carbonizados de Arkhan golpeaban el suelo. El ingeniero brujo jefe había instado sangrientamente a sus skaven durante las últimas horas del acercamiento, cada vez más consciente de que había superado la hora convenida de llegada. Claw ya había estado preparando sus excusas por el fracaso cuando la primera punta de una tuneladora de disformidad perforó los subterráneos de la Pirámide Negra.

Las Ratas de Clan no habían esperado las órdenes de Claw, y habían pasado por encima del sudoroso equipo de perforación hacia la penumbra. Todos se alegraron de escapar de los traicioneros confines de una red de túneles cada vez más inestable, aunque sin duda habrían estado menos ansiosos si hubieran sabido lo que les esperaba dentro. Claw no había compartido los detalles de la misión con nadie, y con razón. Pocos skaven podían situarse en un molde heroico, y cavar en el santuario del Gran Nigromante requería héroes - o, por lo menos, una amplia promesa de recompensas.

Ikit Claw no era ni un ignorante, ni un héroe, así que descubrió con gran alivio que Nagash había partido. Siempre había sido su plan que el grupo de tunelación llegara sólo después de que el Gran Nigromante hubiera sido arrastrado a la batalla, y había funcionado. Claw contempló cómo sus demoras podrían haber terminado por ser cruciales para llegar a tiempo, pero luego recordó que Nagash probablemente se desharía del Ejército de la Plaga en poco tiempo. El éxito era éxito, pero ese resultado aún estaba en duda. Claw tenía seis bombas de disformidad a su disposición, el doble de lo que creía necesario para derribar la Pirámide Negra, pero ninguna cantidad de redundancia importaría si era asesinado antes de que pudieran ser colocadas y los fusibles de retardo establecidos para permitir al ejército escapar. Gritando ásperas órdenes, Claw devolvió algún semblante de orden a su equipo de tunelación, y se dirigió más profundamente hacia las tumbas.

Nagash podía estar ausente, desahogando su furia desenfrenada sobre el ejército demoníaco, pero la Pirámide Negra estaba lejos de estar desprotegida. Estatuas unidas a espíritus estaban esparcidas por toda la tumba, no lo suficientemente sensibles para actuar según su propia voluntad, pero lo suficientemente conscientes del reino mortal para que otros pudieran usar sus ojos para presenciar quién iba y venía. En los largos meses de reposo de Nagash, este deber había caído en Varisoth el Guardián, un nigromante de Sylvania cuya lealtad y absoluta falta de ambición satisfacía perfectamente las necesidades de Nagash.

Varisoth no había dormido en todos los meses de su vigilancia, ya que Nagash había visto que tales necesidades mortales estaban más allá de él. Ahora, mirando a través de los ojos de un Ushabti, vio a los skaven. Varisoth se sintió desembarazado por el orgullo, y no dudó en lanzar su mente sobre los vientos de la magia para que pudiera alertar a su amo. Sin embargo, la ira de Nagash era tan profunda y persistente que Varisoth podía sentir que su voz no había sido oída. Levantándose, el nigromante murmuró las siete ásperas palabras del despertar. Espíritus largo tiempo muertos surgieron de las paredes de la cámara, retorciéndose y girando alrededor del trono de Varisoth, levantándolo de las lajas de bordes dorados y llevándolo lejos hacia los intrusos. La mente del nigromante ya estaba muy lejos, despertando a los guardianes de la pirámide de su sueño.

El ataque se produjo justo cuando la primera bomba de disformidad fue colocada en una amplia sala de galerías directamente debajo del santuario de reposo de Nagash. En los cálculos triplemente comprobados de Claw, éste era el corazón estructural de la Pirámide Negra, donde una detonación de fuerza suficiente derribaría toda la estructura. A petición de Varisoth, los Ushabti recién despertados salieron de sus plintos sin más ruido que un chirrido de piedra antigua, fácilmente ignorada bajo cientos de escalofriantes pisadas.

Claw supervisaba la colocación de la primera bomba de disformidad cuando un coro de chillidos aterrorizados cortó el aire. Volviéndose, vio una oleada de Ratas de Clan en pánico que se precipitaba hacia él. Detrás de ellos se veía a los inexpresivos Ushabti, con sus grandes cuchillas de oro levantándose y cayendo para asesinar a cada paso. Las estatuas vivientes ya estaban salpicadas de sangre skaven.

Arrojándose contra la marea de subalternos que huían, Claw alzó Diablo de la Tormenta y envió un rayo de disformidad a las construcciones de guerra que avanzaban. Golpeó en el centro de una de las estatuas con un crujido ensordecedor, abriendo un agujero a través de su pecho y enviando escombros dorados volando en todas direcciones. De nuevo, Claw golpeó a los Ushabti, y esta vez otro fuego se unió al suyo. Los agudos crujidos y gemidos de los Jezzail resonaron por toda la cámara. Claw vio derrumbarse a un Ushabti cuando una bala pesada rompió su pierna derecha.

Los rayos de disformidad chisporrotearon cuando los aprendices de Claw se unieron a la batalla, y luego se quedaron en silencio mientras los gruñidos metálicos del ingeniero brujo jefe les ordenaban que siguieran armando las bombas. Cuando Claw volvió a prestar atención a la batalla, los Ushabti habían sido destrozados, pero el eco de pesados ​​pies sobre piedra le dijo al brujo que la lucha aún no había terminado. La confirmación siguió rápidamente. Una ráfaga de Lanzallamas de Disformidad, verde brillante en la oscuridad, mostró enemigos convergiendo desde todos los lados. La Guardia del Sepulcro emergía de alcobas y corredores cruzados alrededor del perímetro de la cámara. Arremolinadas nubes de espíritus giraban en espiral desde las aberturas en el techo de la cámara. Otros Ushabti, convocados desde otra parte de la pirámide, convergieron sin piedad.

Claw estaba en una disyuntiva. No confiaba en que sus ingenieros armaran las bombas de disformidad correctamente, pero tampoco podía confiar en sus Ratas de Clan para luchar contra los no muertos sin su liderazgo. A regañadientes, dejó a sus ingenieros en su trabajo y gritó órdenes a las vacilantes Ratas de Clan. Aquellas que habían huido del primer ataque habían desaparecido hacía tiempo, escabullidas hacia las sombras, buscando el túnel de entrada. Sin embargo, la victoria sobre los Ushabti había ayudado a otros a encontrar su coraje, y su resolución se hizo más firme cuando un disparo de un Lanzallamas de Disformidad cayó a plomo en una cohorte de la Guardia del Sepulcro que se aproximaba. Tan fuertes eran las discordantes celebraciones que nadie prestó ninguna atención al destino del equipo del Lanzallamas de Disformidad. Los cables de alimentación de su arma se habían partido, y el combustible que escapaba rápidamente ardió, condenando a la pareja a una muerte ardiente.

Aprovechando la moral creciente de sus guerreros, Claw los lanzó hacia adelante. Se necesitaba tiempo, tiempo para que las bombas de disformidad se armaran, y las Ratas de Clan eran fácilmente reemplazables. Los Ingenieros Brujos, sin embargo, eran otro asunto, y Claw se cuidó de permanecer en la retaguardia con los equipos de armas, para supervisar mejor y hacer una retirada rápida si las circunstancias lo requerían.

El ritmo de la batalla se aceleró cuando más guardianes de la pirámide se unieron a la lucha. Los espíritus rebosaban y se arremolinaban a través de la cámara, con los helados dedos pasando a través de la carne y del hueso para exprimir la vida de corazones temerosos. Una garra, dándose cuenta de que sus armas eran inútiles contra sus enemigos etéreos, se desmoralizó. Gritando de pánico desenfrenado, se alejaron de la lucha, con los hambrientos espíritus hambrientos siguiéndolos de cerca. Ikit Claw vio que comenzaba la derrota y ordenó a sus restantes Lanzallamas de Disformidad que dispararan a través de su ruta de huida. Los chillidos desesperados se volvieron más crudos, más frenéticos cuando las llamas verdes alcanzaron a los skaven que huían, pero a Claw no le importó. Todo lo que le importaba era que los espíritus perseguidores habían sido atrapados en el mismo torrente, consumidos por el mismo fuego mágico que a los que habían hecho huir.

Los Jezzails continuaron castigando con sus andadas, disparando un disparo tras otro a los Ushabti. Sin embargo, el duelo no iba todo a favor de los skaven. Un puñado de los constructos tenían arcos, que disparaban sin romper el paso. Flechas del tamaño de pequeños árboles silbaban a través de la cámara, destrozando paveses jezzail y espetando al skaven del escudo y al artillero con el mismo proyectil. Pero fue en la lucha cerrada de escudo sobre escudo, donde las Ratas de Clan luchaban con la guardia esquelética, donde los skaven hacían contar su número superior. Ciegas a todo menos al enemigo inmediatamente ante ellos, recibiendo valor por los estallidos enfermizos de luz que decían que los equipos de armas todavía disparaban, las Ratas de Clan golpeaban, mordían y hacían pedazos a su enemigo, casi berserkers en su determinación.

Varisoth había esperado en las sombras mientras la batalla hacía estragos, permitiendo que la reliquia impía en su trono se diera un festín con la muerte y la destrucción. Ahora, mientras el Sagrario Mortis avanzaba, el nigromante agrietó los sellos relicarios, y con reverencia levantó alto el cráneo ennegrecido. De inmediato, una pálida energía espectral surgió de las órbitas de los ojos del cráneo, locos rayos de magia de muerte que buscaban la esencia viva. Donde golpeaban, las Ratas de Clan caían muertas, con sus vidas instantáneamente extinguidas. Peor para los hombres rata, la magia potenciaba los guardianes esqueléticos, restañando huesos rotos y conduciéndolos a la lucha con renovado vigor.

Ikit Claw vio todo esto, vio el cráneo negro sostenido en alto por el nigromante espantapájaros. Un rayo de disformidad surgió del Diablo de las Tormentas, golpeando a través de la nube de espíritus arremolinados en la base del Sagrario Mortis, haciendo que el trono se levantase con inestabilidad repentina. Sobre el trono, Varisoth se tambaleó, se patinó y finalmente cayó en las barandillas de hierro del relicario, casi perdiendo su agarre del cráneo negro mientras lo hacía. Aún así, la pálida magia seguía ardiendo y retorciéndose, succionando la vida de los cercanos skaven y fortaleciendo a los guerreros muertos que luchaban. Ni siquiera la locura de batalla de los hombres rata podía cegarlos ante esta amenaza. De uno en uno y de dos en dos, pero pronto a docenas, las Ratas de Clan huyeron de la lucha.

Al darse cuenta de que la situación sólo podía rescatarse si el nigromante era asesinado, Ikit Claw preparó otro proyectil del Diablo de las Tormentas. Sin embargo, antes de que pudiera soltarlo, un culpable grito de alarma le hizo girar. Un ingeniero sostenía una de las bombas de disformidad, con los brazos apretados alrededor de ella en un intento de ocultar al ingeniero brujo jefe el resplandor verde que palpitaba a través de la envoltura de la bomba.

Conteniendo su frustración, Claw hizo un recuento de las bombas armadas. Dos estaban preparadas: dos, más la que acunaba los brazos de su insensato aprendiz. Quizás las explosiones posteriores harían el resto. En cualquier caso, no había nada que hacer. Claw sabía que la detonación de la esfera palpitante no podía ser detenida, que podía abandonar a su ejército en la Pirámide Negra y esperar el éxito, o perecer en esa cámara. El ingeniero brujo jefe no vaciló. Activando sus compensadores de disformidad, Ikit Claw pronunció una serie de sílabas arcanas. Hubo una nube de humo grasiento y un hedor repentino a podrido. Cuando se despejó, el ingeniero brujo jefe se había ido, abandonando el resto de su ejército a su destino.

Un momento después, la pulsante bomba de disformidad detonó y una luz abrasadora barrió la cámara.

Asedio de la Pirámide Negra
Prefacio | Recompensas a una Reina | Contendientes | Batalla | Muerte Ignorante | Tras el Asedio de la Pirámide Negra

Fuente Editar

  • The End Times V - Archaón.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.