FANDOM


Bretelder Anciano de Aldea por Pat Loboyko

"No solemos ver a muchos forasteros ¿Qué te trae por aquí?"

Anciano de Aldea anónimo

Los nobles bretonianos tienen la responsabilidad de administrar justicia entre los campesinos. Si averiguan que se ha cometido un crimen, se asegurarán de que alguien sea castigado. Mientras sea un campesino, les trae sin cuidado cuál de ellos sea. En algunos casos, el señor ha mandado ahorcar a la víctima. La mayoría de los campesinos prefieren evitar esta "justicia".

En su lugar, recurren a los Ancianos de Aldea, habitantes respetables del lugar. Estos ancianos escuchan los detalles del caso y luego sentencian los castigos. A menudo suelen consistir en indemnizaciones a la víctimas, normalmente en forma de trabajo, pero a veces los ancianos de aldea preparan "accidentes" para los criminales. 

La calidad de esta justicia depende enteramente de las cualidades del anciano de aldea, ya que sus decisiones no están controladas por nadie más. Un anciano senil puede no hacer justicia tal y como sería aconsejable, pero sigue siendo mejor que apelar al noble local. 

Un día en su vidaEditar

No es raro que los Ancianos de Aldeas estén más o menos jubilados dentro de su comunidad. Uno que fuera artesano en su juventud puede carecer de vista o de manos hábiles para seguir trabajando en su oficio, mientras que los rigores del trabajo manual cobrarían un precio demasiado alto en sus cuerpos envejecidos. Gran parte de su vida diaria se basa simplemente en esperar hasta que se les pida que presten sabiduría a un asunto cotidiano, por lo que los Ancianos de Aldeas se encuentran a menudo con una sobreabundancia de tiempo libre.

Los Ancianos más resueltos se encargan de brindar sabiduría a la comunidad, lo pidan o no. Estos ancianos caminan por el pueblo, castigando a los jóvenes impertinentes, advirtiendo a los niños que jueguen con seguridad, sacudiendo sus bastones vigorosamente a los holgazanes y ofreciendo consejos sobre cualquier tema que les interese a cualquiera que los escuche.

Pero sus vidas también están llenas de asuntos mundanos: recoger leña, cuidar del fuego y cocinar son otras tareas que le pueden corresponder al Anciano de Aldea. Muchos campesinos están felices de tener una persona tan sabia entre ellos, y hacen lo que pueden para ayudar a la familia del anciano. Llevarle alguna empanada o un poco de sopa, ayudar a reparar una pared o una cerca, o entregar una carga de leña cortada a principios de la primavera y al final del otoño son todos gestos típicos de gratitud.

Respeta a tus mayoresEditar

No te conviertes en un anciano de aldea sin haber vivido una larga vida, al menos, más que los demás en tu pueblo, que de otra manera competirían por el puesto. La mayoría de los ancianos de aldea están muy orgullosos de su posición, y se apresuran a señalar cómo las vastas experiencias aprendidas durante sus vidas benefician a la aldea.

Y es mejor que los jóvenes tengan en cuenta esa experiencia, para que no les tiren de las orejas, les golpeen en la cabeza o se ganen la ira de su anciano. Lo cual está muy bien, ya que esto asegura que esos jóvenes también harán cumplir sus ideales y sabiduría con un coscorrón en la cabeza cuando lleguen a ser ancianos de aldea.

Fuentes Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.