FANDOM


Nagash Gran Nigromante retornado Fin de los Tiempos

El Fin de los Tiempos

El trasfondo que puedes leer en esta sección o artículo se basa en la serie de libros de campaña y novelas de El Fin de los Tiempos, que recientemente ha sustituido la línea argumental de La Tormenta del Caos

Archaon Señor del Fin de los Tiempos

Anaran y anarelle

Anaran y Anarelle.

Anarelle era una de los dos hijos de Argalen, hermano menor de Eltharion de Tor Yvresse, y la hermana gemela de Anaran. Fue la líder de los Magos Altos Elfos en la Batalla de la Isla Marchita durante el Fin de los Tiempos.

HistoriaEditar

Varias noches antes de la batalla por el Altar de Khaine, a Anarelle y a su hermano Anaran se les apareció en sueños el espíritu de su difunto tío Eltharion, que había muerto a manos de Arkhan el Negro en el Viejo Mundo. En esta visión, el Guardián de Tor Yvresse no solo les traspasó el deber de proteger Yvresse en su ausencia, sino también los dones de sus antepasados, entregando a Anaran la Espada Colmillo y a Anarelle el Talismán de Hoeth. Estas eran cargas pesadas, pero los gemelos estaban decididos a honrar la memoria de su tío.

Mientras su hermano dirigía la lucha contra la invasión de Malekith y marchaba al frente para contrarrestar el avance de la Guardia Negra de Kouran Manoscura, en lo más alto de la ladera, Anarelle esgrimía la magia de la Isla Marchita con una habilidad impropia de su inexperiencia. Fuego blanco ardía desde sus dedos, convirtiendo a los Elfos Oscuros en cenizas. Una banda de Espadas Marchitadoras, salvajes por la desesperación, se abalanzaron sobre la posición de Anarelle, pero ella no vaciló. Las voces de los espíritus de los portadores anteriores le susurraban desde dentro del Talismán de Hoeth y le mostraban conjuros a los que recurrir. Pronunciando las palabras que le habían proporcionado, Anarelle chocó las manos y el suelo delante de ella se rompió, escupiendo trozos de piedra que hicieron trizas a los Elfos Oscuros que se acercaban y los hizo volar por las laderas.

Cuando las Hechiceras del Rey Brujo pasaron a atacar a los grifos de los Caballeros de Tor Gaval, Anarelle sintió el cambio en la magia de la isla, pero no supo lo que significaba hasta que las voces del talismán le dijeron cómo urdir un contrahechizo. Concentrándose en una de las Hechiceras situadas más abajo, Anarelle pronunció las palabras recibidas. Pudo sentir su encantamiento cortando a través del tejido de la magia, y el creciente pánico de la Elfa Oscura cuando perdió el control sobre su hechizo. Cuando Anarelle acabó, vio cómo la red de espinas que sus enemigas habían lanzado contra los grifos se soltaba de las manos de la Hechicera y se volvía en su contra, destrozándola entre gritos de dolor terribles. Al perder uno de sus ejes, la red se deshizo, y Anarelle no pudo evitar sentir una breve chispa de satisfacción llena de odio.

A pesar de haber liberado a los Caballeros, estos se vieron de inmediato bajo el ataque de los Dragones Negros y los hechizos del propio Malekith. En tierra, Anarelle sintió el aire temblar con la Magia Oscura del Rey Brujo, y exigió a las voces del talismán que le dijeran cómo contrarrestarla. Los espíritus se resistieron, considerándole muy inferior en habilidad al Rey Brujo, pero la doncella se negó a aceptarlo: la atención de los demás Archimagos estaba en otros frentes, y nadie más podía frenar a Malekith a tiempo. Cediendo, las voces le proporcionaron las palabras necesarias, y Anarelle disipó los hechizos del Rey Brujo, quien, visiblemente enfurecido, dejó de prestar atención a los Caballeros de Tor Gaval y buscó a lomos de Seraphon a la advenediza que se había atrevido a hacerle frente.

Malekith la alcanzó justo en el momento en que su hermano Anaran moría a manos de Kouran, y el repentino dolor que sintió quebró sus pensamientos justo cuando más necesitaba estar concentrada. Cada hechizo de protección que intentó lanzar se deshizo en el último momento, y las insistentes advertencias del talismán solo le hicieron caer aún más en el pánico. Cuando la sombra del Dragón Negro se cernió sobre ella, Anarelle no tuvo tiempo ni de gritar: las garras de Seraphon la despedazaron y arrojaron sus restos por la ladera de la colina.

FuenteEditar

  • The End Times III - Khaine.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.