FANDOM


 
Línea 9: Línea 9:
   
 
La mirada de una Medusa Drenasangre es un arma temible y si los ojos de una víctima la miran durante un solo segundo, su sangre se rebela violentamente, inundándola por todos los poros hasta que su cuerpo se hunde en un charco rojo. Las Guardianas del Altar, unas sacerdotisas cautivadas por su diosa para las que rendirle culto se ha convertido en su mayor placer, llevan máscaras bruñidas como si fueran espejos. Todos los que luchan cerca de un Altar Drenasangre sufren en sus mentes el eco de la desesperación sin fin de la Medusa. Todos salvo los [[Elfos Oscuros]], ya que, para ellos, la esencia del sufrimiento es similar al mejor perfume, un brebaje embriagador cuando se mezcla con el aroma de la sangre recién derramada. 
 
La mirada de una Medusa Drenasangre es un arma temible y si los ojos de una víctima la miran durante un solo segundo, su sangre se rebela violentamente, inundándola por todos los poros hasta que su cuerpo se hunde en un charco rojo. Las Guardianas del Altar, unas sacerdotisas cautivadas por su diosa para las que rendirle culto se ha convertido en su mayor placer, llevan máscaras bruñidas como si fueran espejos. Todos los que luchan cerca de un Altar Drenasangre sufren en sus mentes el eco de la desesperación sin fin de la Medusa. Todos salvo los [[Elfos Oscuros]], ya que, para ellos, la esencia del sufrimiento es similar al mejor perfume, un brebaje embriagador cuando se mezcla con el aroma de la sangre recién derramada. 
  +
  +
No todas las medusas drenasangre, se dirigen a la guerra a bordo de altares monolíticos. Algunas emergen de sus guaridas atraídas por el aroma de sangre en batalla. Son aliadas volubles que no se atienen a ningún plan de batalla y solo buscan compartir su tormento con sus desafortunadas víctimas.  
   
 
==Miniaturas==
 
==Miniaturas==

Última revisión del 23:33 30 ene 2020

Altar Drenasangre

Hace miles de años, las Medusas Drenasangre eran hechiceras de Ghrond que usaban su magia y rituales de sangre para ser más bellas incluso que los dioses. Sus prácticas llamaron la atención de la diosa Atharti, que es vanidosa sin medida y no soporta la competencia mortal. Para castigarlas, la Diosa del Placer despojó a las mortales advenedizas de sus formas bellas y las enjauló en cuerpos serpenteantes atormentados por el dolor. Pero incluso este castigo le pareció insuficiente, así que redujo sus mentes para convertirlas en poco más que bestias. Atharti dejó sólo una pequeña porción de conciencia a sus víctimas, lo suficiente para que siempre recordaran atormentadas la belleza y el poder que antaño habían poseído. Morathi, la única que tenía hermosura sin necesidad de mejora mágica se llevó a sus antiguas hermanas de los muros de Ghrond. A continuación, agradeció a Atharti por darles un castigo merecido, y se dedicó a reponer las filas del Templo Oscuro.

Ahora, las Medusas Drenasangre vuelven a someterse a las necesidades de Morathi, aunque de un modo totalmente distinto al de sus vidas anteriores. Cuando una gran campaña las atrae, la Hechicera Bruja envía guerreros a las cavernas bajo los Picos del Resentimiento y a las sórdidas guaridas de su interior. Los que sobreviven regresan a Ghrond llevando cautivas a las Medusas Drenasangre con sus garras atadas y sus rostros enmascarados. Bajo la dirección de Morathi, las prisioneras son encadenadas a los grandes Altares Drenasangre de Atharti que son propulsados gracias a la Magia Oscura para marchar a la vanguardia del ejército. 

La mirada de una Medusa Drenasangre es un arma temible y si los ojos de una víctima la miran durante un solo segundo, su sangre se rebela violentamente, inundándola por todos los poros hasta que su cuerpo se hunde en un charco rojo. Las Guardianas del Altar, unas sacerdotisas cautivadas por su diosa para las que rendirle culto se ha convertido en su mayor placer, llevan máscaras bruñidas como si fueran espejos. Todos los que luchan cerca de un Altar Drenasangre sufren en sus mentes el eco de la desesperación sin fin de la Medusa. Todos salvo los Elfos Oscuros, ya que, para ellos, la esencia del sufrimiento es similar al mejor perfume, un brebaje embriagador cuando se mezcla con el aroma de la sangre recién derramada. 

No todas las medusas drenasangre, se dirigen a la guerra a bordo de altares monolíticos. Algunas emergen de sus guaridas atraídas por el aroma de sangre en batalla. Son aliadas volubles que no se atienen a ningún plan de batalla y solo buscan compartir su tormento con sus desafortunadas víctimas.  

MiniaturasEditar

  • Altar Drenasangre (8ª Edición).
  • Medusa Drenasangre (8ª Edición).

ImágenesEditar

  • Medusa en Warhammer Total War

FuenteEditar

  • Ejércitos Warhammer: Elfos Oscuros (8ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.