FANDOM


Poseido rostro mordheim

imagen ilustrativa

Cuando el Señor de las Sombras cayó sobre Mordheim, su presencia atrajo a los hombres y mujeres más despreciables del Imperio, gente dispuesta a sacrificar sus propias almas a cambio del auténtico poder. Ofreciendo sus servicios a las Fuerzas Malignas, estos individuos fueron desprovistos de sus almas y se convirtieron en algo distinto, algo más siniestro y tenebroso: Almas Oscuras. Una vez poseídos. obtuvieron un poder increíble, alimentado por las energías demoníacas que los inundaban, pero perdieron toda cordura cuando sus almas fueron devoradas por la presencia hostil que los ocupaba. Curiosamente, los demonios no permanecieron en su interior y abandonaron sus cuerpos, dejando tras de sí cascarones vacíos y enloquecidos cuyo único deseo era matar.

El terrible sistema de creación de almas oscuras ha sobrevivido a lo largo de los siglos, perpetuado por los pueblos salvajes de Norsca y de las Estepas Orientales. Mediante un perverso ritual, atan a un mortal dentro de un círculo de invocación, donde la víctima sirve de conducto para la invocación de un demonio. Una vez finalizado el ritual, el demonio no aparece físicamente. sino que se manifiesta en el interior del mortal.

Los almas oscuras parecen humanos ordinarios, pero si se examinan de cerca sus ojos dilatados y se presta atención a las incesantes blasfemias que brotan de sus bocas, se disipa toda duda acerca de su naturaleza. A las Almas Oscuras más antiguos apenas se les puede reconocer: sus cuerpos están marcados y desfigurados por las terribles energías de los demonios que los poseyeron. Resulta interesante que los demonios no permanecieran dentro de sus víctimas el tiempo suficiente para provocarles mutaciones; tan sólo para volverlas locas. La mayoría de los Almas Oscuras parecen guerreros salvajes e incontrolables, manchados de sangre, tierra y excrementos, equipados con armas rotas y dentadas, y vestidos con pieles inmundas (a veces humanas) y armaduras oxidadas. Algunos Almas Oscuras llevan máscaras y armaduras demoníacas que les recuerdan a sus estimados amos.

Los Almas Oscuras ya no albergan la esencia de un demonio, pero la experiencia les ha marcado profundamente. Los hung y los kurgan someten regularmente a los esclavos capturados a aterradores rituales, mediante los cuales atan un demonio a sus cuerpos, dejando que obre su maldad en ellos el tiempo suficiente para destruir la poca bondad que les quedara. Una vez que el demonio ha cumplido su tarea, expulsan a la criatura y dan la bienvenida al recién creado alma oscura.

Aquellos que se convierten en almas oscuras cambian para siempre, pues se les despoja su humanidad para el resto de la eternidad. Se transforman en criaturas salvajes y dementes, y pese a conservar sus formas humanas, sus mentes son completamente inhumanas.

FuenteEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.